Pixeles

El evangelio, según Kawasaki

Hoy en día Apple es vista como una empresa que ha logrado hacer un éxito cada uno de los productos que ha puesto en el mercado, pero la verdad es que no todos han sido tan exitosos e, incluso, para el que fue el encargado de lanzar la Macintosh —uno de los productos más icónicos de la compañía de Steve Jobs— esa fue una pieza de Apple que se convirtió en un fracaso.

"La Macintosh podría ser uno de mis fracasos, sin duda, yo esperaba que se vendieran tan bien que sería la computadora que ocuparía 80 por ciento del mercado; solo logró 10 por ciento. Así que, si lo ves desde esa perspectiva, fue un fracaso", nos dijo a un pequeño grupo de periodistas en Campus Party 2016, Guy Kawasaki, el llamado primer evangelizador de tecnología en la historia y quien se encargó de buena parte del éxito o fracaso en marketing de esa computadora que en 1984 cambió al mundo.

Guy fue el principal conferencista en esta edición de Campus Party en Guadalajara y además de hablar de Apple y Steve Jobs —a quien aseguró no le enseñó nada, porque a Jobs "nadie le podía enseñar nada, era un tipo con un sistema operativo distinto a cualquier ser humano"—, también conversó del reto al que se enfrentan hoy en día los emprendedores que buscan el éxito en desarrollar apps, hardware o algo que los haga los nuevos geekstars.

"La mejor manera de que un producto tenga éxito es que a quien lo cree le guste... ve a Steve Wozniak, él gustaba de las computadoras personales, creó un producto que le agradaba y afortunadamente había más gente en el mundo a la que les gustaba eso también. Mi camino es ese, crear un producto que guste y es muy probable que le guste a otras personas y tengas éxito", aseguró.

Y es que justamente de eso se trata evangelizar algo, porque si lo que quieres es que la gente lo abrace y lo obtenga para serle útil, debe ser algo tan bueno que si te gusta a ti les agrade a todos y por eso, así como en otras cosas, a veces hay falsos profetas que quieren evangelizar sobre cosas que de nacimiento son tan malas que su fracaso está más que cantado.

"Poder hablar de algo no es fácil, para ser un evangelista tu producto o servicio debe ser grandioso, porque es muy difícil evangelizar sobre una porquería. Créeme, lo he hecho con ambas cosas (grandes productos y porquerías). Así que esa es la clave, la diferencia entre vender y evangelizar es que vender es siempre en el interés del que lo hace, mientras que evangelizar debe ser en función de lo que es mejor para otras personas, por eso es que lo que se evangelice debe ser increíble", concluyó.

Ir de puerta en puerta o de pantalla en pantalla hablando de lo bueno que es una tecnología no es fácil, pero sin duda, si en verdad crees en ese producto, si en verdad lo usas, será más creíble y real lo que digas de él.

Guy lo sabe y, como parte de esa generación que logró crear tecnología que cambió al mundo, también es conciente de que no puede predecir el futuro y, para el pesar de muchos, finalizó la charla con periodistas diciendo: "En Silicon Valley no sabemos que estamos haciendo, en verdad, todos los días estamos descubriendo qué viene". Así que no crean que todo está inventado y hecho, si alguien como Kawasaki lo afirma si su evangelio aún no está terminado y esta Biblia te los geeks, sin duda aún espera a muchos que están allá afuera esperando la oportunidad de crear algo que les guste y, con un poco de suerte, le guste a todo mundo.

fernando.santillanes@milenio.com
Twitter: @santillanes