Ganar, Ganar

La corrupción es el “coco”

Hablar de corrupción, tristemente es hablar de México, y de sin duda de muchos países del mundo, aunque aquí ya es una característica del país, que no disminuye y se ha ido enquistando de una manera muy importante.

Las dimensiones son inimaginables, Banco Mundial dice que cuesta el 9% del PIB, el IMCO en México, dice que cuesta 890 mil millones de pesos, personalmente creo que todas las mediaciones se quedan cortas. Esto hace que los países simple y sencillamente no despeguen, como el nuestro.

Pero, ¿podemos combatir la corrupción? Claro, se requiere VOLUNTAD Y AUTORIDAD MORAL, de las que aquí, no hay, pero ejemplos sobran, Chile, donde Hacienda llegó al mismo Palacio de la Moneda, buscando evidencias contra el hijo de la Presidenta; en Brasil, han caído muchos Secretarios de Estado y la misma Presidente está en la mira; Guatemala, con ayuda de las Naciones Unidas, el Presidente en funciones, acabo en prisión, etc.

Otro ejemplo es China, de donde acabo de regresar, que aunque está pasando problemas económicos serios, sigue creciendo y apantallando al mundo.

En un buen artículo en Milenio, Ricardo Monreal, que no es santo de mi devoción, comenta que China hizo del combate a la corrupción una Política de Estado, elevaron fuertemente los castigos, no solo con la inhabilitación, sino con la confiscación de los bienes, con cadenas perpetuas o incluso de pena capital según sea el caso.

Establecieron un programa llamado, un día en prisión, donde invitan a funcionarios de todos niveles, a pasar 24 horas en una prisión de alta seguridad, donde reciben la visita de sus familiares, esto para que sientan lo que les podría pasar.

Resultado han logrado mejorar su índice internacional, mismo que México ha perdido.Aquí que político del nivel y color que sea, ¿podría justificar sus casas y bienes?, quien aguantaría una breve auditoria seria que compare su sueldo, con el valor de sus casas, muy pocos.

Mansiones en las mejores zonas de todas las ciudades del país, llámense, Lomas de Chapultepec, Pedregal en el DF,  San Patricio o San Alberto, en Saltillo o que decir Las Villas o Viñedos, en Torreón, que se han convertido en refugio dada la privacidad que les otorgan, ¿Quién dijo yo? 


feroyo@hotmail.com