Ganar, Ganar

Se les cayó el “MeMo”

A principios de este sexenio, todos nos quedamos sorprendidos por la agilidad y destreza para cambiar el ánimo de la población, nos mostraron que sí se podía, que las reformas que este país necesita y le urgen, si se podrían realizar. Organizaron un pacto con los principales partidos políticos para agilizar las negociaciones, situación que sorprendió gratamente a propios y extraños.En paralelo orquestaron una campaña mediática en los principales medios de comunicación mundiales y la verdad hasta ellos se la creyeron. Sacaron la reforma educativa, luego la de telecomunicaciones y todos seguíamos asombrados por la magia. Siguió la financiera, propusieron romper el tabú de la energética y a la par mandaron la fiscal. Sin embargo, como dice la canción, todo se derrumbó, el crecimiento económico para este año va a una tercera parte de lo que diagnosticaron, del 3.5% a 1% del PIB, un ala de los maestros no aceptan los cambios ya inscritos en la Constitución y llevan varios meses paralizando carreteras, ciudades, incluso la capital del país, retando a la autoridad, que no sabe qué hacer. Al mismo tiempo la izquierda, no acepta la propuesta de reforma energética y amenaza con plantones y marchas.Ante tal escenario el gobierno se achicó, sacó una reforma hacendaria que los analistas más serios comentan que es producto del miedo a la explosiva situación del país y no la que el país necesita, ni la que el Presidente ofreció en su campaña.Todos los sectores productivos la rechazan, no se le ve por donde va a fomentar los empleos que este país necesita, ni cómo atraer las inversiones que deberían estar llegando; la polarización y los descalificativos clasistas que se oyen en las Cámaras, teníamos  40 años de no escucharlos y para nada abonan a los sectores productivos.No se vale echar a la borda todo lo logrado, los primeros que quieren que este país salga adelante con justicia social, son los empresarios. A nadie le conviene que existan los pobres, excepto a los políticos pues les representan votos. Sin duda en la izquierda están los votos fáciles, pues con prometer espejitos engañan a la gente más desprotegida. Esperemos que retomen el rumbo de la coherencia, y que no termine el “Mexican Moment”. 



feroyo@hotmail.com