Ganar, Ganar

Videgaray, el candidato de Trump

Videgaray volvió, a pesar del desastre económico que ocasionó al país. Lo cual puede ser una muestra de que la política se rige por otros criterios. Uno de ellos son las relaciones personales entre los miembros de los grupos de los círculos de poder. En ese sentido la ventaja de Videgaray es la confianza que les da a los americanos  el tenerlo a la mano. A pesar de su incompetencia.

Que semana, que intensidad, no tenemos recuerdo de situaciones similares en las relaciones con nuestro vecino del norte, y todavía hay gente que cree que Trump, iba a moderar su discurso, una vez que fuera presidente de los Estados Unidos.

Lo que sucede en México es increíble: primero corren a Luis Videgaray de la S.H.C.P. por haber traído a Trump, esto con el pretexto de un acercamiento, pues es “amigo” del yerno de Trump. Unos meses después, una vez que el Sr. ganó y los ataques e insultos a México, no se detienen, Videgaray, a pesar de su inexperiencia, aparece como carta de salvación.

En México, el Presidente EPN, que no tiene idea de qué hacer, ni la altura para sortear con esta situación, por lo que llama a su cuate, Videgaray y ahora lo coloca como Secretario de Relaciones Exteriores, esto para manejar las relaciones con los vecinos, pues como él es “cercano” a Trump, él sí  sabrá cómo domarlo, o por lo menos tratarlo; sin embargo el primer acercamiento, queriendo ser los primeros y sin ninguna planeación, fueron atropellados con la firma de la orden presidencial, que ordeña la construcción del “famoso” muro, esto en sus propias narices. El mismo Peña Nieto tuvo que cancelar su visita programada para mañana.

La visita a Washington fue un desastre, nadie duda de su incompetencia, pues el mismo aceptó ser un “aprendiz”, lo cual fue evidente, entonces, ¿porque llegó?.

Se dice que tratarán de llevar las negociaciones dándonos dulcecitos, hasta que sea la nominación del candidato a la presidencia de su partido. El propio Osorio Chong, ya está muy apagado y no hay otro gallo en el escenario.

Si Trump pone en su gabinete a su hija, a su yerno y a sus cuates, parece evidente que prefiere las relaciones de lealtad, que las profesionales. Videgaray asegura la lealtad.


feroyo@hotmail.com