Ganar, Ganar

Trump es un pobre diablo

Como dice el dicho no hay fecha que no se cumpla, plazo que no venza, ni deuda que no se pague, y eso nos está pasando en México en muchos aspectos, no solo es el huracán Trump, que ya llegó, sino la corrupción, la impunidad, los malos gobiernos, el petróleo y un sin número de situaciones que durante décadas sucedieron a la vista de todos y nadie o muy pocos dijeron algo, sobre todo en las épocas del terror, donde por decir cualquier cosa que no le pareciera al gobierno o gobernante en turno, de cualquier nivel, te desaparecían, así de sencillo.

Comentó lo anterior pues el Sr. Trump es una pequeña mosquita comparado con todo lo anterior, hoy Trump, solo viene a poner la puntilla a todas las corruptelas y estupideces que se han cometido en este noble y paciente país.

Durante años los políticos, si ellos, se han beneficiado del dinero del petróleo, ya sea con el mismo dinero o no cargando el costo político de cobrar impuestos como se debería haberse hecho, a cada faltante, siempre tenían la llave del petróleo. Y qué decir de la corrupción asociada a nuestro oro negro, cientos, por no decir miles de millones de dólares han sido robados de las arcas de la nación, para ejemplo, solo hay que echar un vistazo a los líderes del sindicato petrolero, las de toneladas de dinero que han malversado, derrochado y robado, solo hay que ver sus estilos de vida, que es público y que decir de los gobernadores donde dilapidaron y desaparecieron porcentajes importantes de las participaciones petroleras, ¿les suena Coahuila?

De la corrupción, qué más podemos decir, la hay en todo el país, desde los veinte pesos que el limosnero tiene que aportar al inspector, pasando por el policía de tránsito, hasta las más altas esferas donde cínicamente inventan empresas fantasmas para robar. Las grandes inversiones no se salvan, llámense fábricas u obras públicas, en muchas etapas de su proceso se topan con fuertes actos de corrupción.

Ya lo advierten los grandes analistas internacionales, hoy por hoy la corrupción está alejando inversiones a este país, la falta de estado de derecho, genera incertidumbre.

Claro que Trump da asco, sin embargo, revisemos nuestro actuar.


feroyo@hotmail.com