Ganar, Ganar

Otra del Periférico

Qué barbaridad, que mala suerte tienen los gobernantes con las obras, cuando creen que tienen todo bajo control, ¡¡zaz!!, algo malo sucede, recordemos que allá por finales de la administración de Enrique Martínez, cuando decidieron hacer vía rápida al periférico,hubo quienes insistimos que los puentes que estaban construyendo debieran ser de por lo menos tres carriles para prever el crecimiento futuro, los responsables contestaron con ese tono de voz característico de quien lo sabe todo, que eso ya lo tenían medido y que teníamos periférico para por lo menos 25 años.

Con tristeza vemos que el periférico ya está saturado, ya se ven embotellamientos, si bien no graves, ya se ven, posteriormente se construyó el tristemente llamado Distribuidor Vial Centenario, en su cruce con Blvd. Revolución, que poco tiempo después tuvo que ser derribado por tener graves fallas en su construcción, pasando de un costo de 400 millones a más de 1,000 millones para dejarlo como actualmente está.

El mantenimiento también es un desastre, nos han dicho varias veces, que le van a hacer cirugía mayor y no pasa siempre de bacheo de muy mala calidad y a veces pintan rayas, que de manera muy rápida se despintan.

En otra ocasión, decidieron arreglar el cruce con la carretera a San Pedro, donde si bien, hicieron un paso inferior hacia y desde San Pedro que se necesitaba, lo que realmente urgía era terminar las laterales del mismo periférico, situación que no se dio, por más que se les insistió, oídos sordos.

Otro de los episodios de esta sufrida rúa fue la construcción del puente sobre la calle Bravo, puente que según los gobernantes contribuiría a elevar la competitividad de Torreón, y da risa pues dicho puente ni se necesitaba, pues el tráfico de la calle Bravo es muy escaso y nulo de la parte oriente, pues ni calle había, repito, no era necesario.

Ahora vemos con mucha tristeza y desesperación que el puente sobre la carretera a San Pedro, el que medio arreglaron hace pocos años, el que sí es muy importante en las comunicaciones y productividad de la región, se colapsó, así nada más, dejando un caos vial. Seguramente saldrán a decir, yo no fui, fue el de atrás, ¡¡qué pena!!


feroyo@hotmail.com