Ganar, Ganar

Tenía que ser Lala

La empresa lagunera Lala, recién anuncio la inversión de 100 millones de dólares para construir una nueva planta, que estará ubicada en la zona industrial de Torreón. La sola noticia causó júbilo en la comunidad, pues ya no estamos acostumbrados a escuchar este tipo de noticias, pues aquí, no se paran ni las moscas. En los últimos ocho años solamente ha habido dos inversiones destacadas, por casi el mismo monto y casualmente en las dos participo Lala, el estadio TSM y otra planta de derivados lácteos, que inauguro en el 2009, casualmente al mismo tiempo que la pandemia de la influenza hacia de las suyas. Eso es todo en ocho largos años.
Aquí en la Comarca, solo escuchamos que si tal empresa o armadora de automóviles invirtió miles de millones en Saltillo, que si trajo a sus empresas satélites que también trajeron miles de millones, que si en la Región centro, se invierten miles de millones de dólares en el sector acerero y carbonífero, que si el gas Shale, que si las maquilas en el norte del Estado, pero aquí, inversiones importantes, ¡NADA!
Es conocida la tirria que existe en la capital del Estado por la Región Lagunera, también se sabe que por lo menos en la administración anterior, detuvieron o desviaron inversiones que venían a la Comarca. El desinterés que ha habido por parte de las autoridades de Desarrollo Económico del Estado y del Municipio, es brutal, puro bla, bla, bla. Claro que llegaron algunas cadenas de autoservicio y hubo ampliaciones de algunas de las empresas ya establecidas, pero estas se dieron por razones económicas, no políticas.
No en balde, la migración de gente y capitales que ha sufrido la región, es importante. Entre la falta de seguridad, la falta de oportunidades y la terrible administración municipal que tuvimos, muchos capitales se fueron en busca de mejores oportunidades.
Habría que hacer un estudio de esa migración, pues se sabe un porcentaje importante de la gente que emigro oscila entre los 30 y 40 años, en pleno desarrollo económico y familiar, lo cual lo convierte en una gran pérdida, difícil de reintegrarse.
Felicidades a Lala por esta inversión, que esperemos rompa el maleficio que impusieron las autoridades a la Región.


fernando@royo.mx