Ganar, Ganar

Comparaciones odiosas

Tuve la oportunidad, por razones personales, de estar en España estas últimas dos semanas y lo que vi me sorprendió, un país que sin duda, está sumergido en una profunda crisis económica, donde un gran porcentaje de su juventud está desempleada o buscando trabajo en otras áreas del mundo, sin embargo, un país que empieza a resurgir por méritos propios, claro que hay problemas sociales con las hipotecas, donde la burbuja inflacionaria alrededor de los bienes raíces explotó de una manera muy violenta y nos ha mostrado dramas familiares muy tristes, esto después de que los socialistas destrozaron la economía aunado a la crisis mundial.
Hablar de crisis económicas en México, fue y es muy común, recordemos 1976, 1982, 1987 y que decir del error de diciembre de 1994. Por citar un ejemplo, solo en el 82, el Presidente López Portillo, nos “tranquilizaba” diciéndonos que iba a defender el peso como un perro, nuestra moneda se devaluó casi el 600% solo en ese año, al pasar de aproximadamente 25 pesos por dólar a cerrar el año en 150 pesos; y si de comparaciones se trata en agosto de 1976 el dólar costaba $12.50, hoy ese mismo dólar cuesta $13,200, así como se oye, recordemos que a principios de los noventa, le quitaron tres ceros al peso.
Pero regresando a España, hablar de crisis en un país con una infraestructura de comunicaciones moderna y suficiente, llámese carreteras, trenes, puertos, aeropuertos, parques industriales por todos lados y sobretodo con industrias buscando como resurgir. Hablar de crisis en un país con una infraestructura turística de primer nivel, que es un gran apoyo en la recuperación del país. Hablar de crisis en un país donde el sistema educativo se preocupa por graduar estudiantes de calidad mundial. Hablar de crisis en país donde su sistema de justicia no le tiembla la mano para llamar al banquillo de los acusados a la mismísima hija del Rey por un problema de casi 8 millones de Euros que malverso el marido, eso, es tener esperanza de que las cosas van a cambiar. Aquí en Coahuila nos desaparecieron casi 2,000 millones de Euros y nadie sabe nada, nadie hace nada y todos se lavan las manos.
Desde México un fuerte abrazo a la familia Montero.


fernando@royo.mx