Ganar, Ganar

Ahora los “PanamaPapers”

Total, los escándalos nada más no acaban, si no es uno, es otro. Ahora vemos uno que salió a la luz pública la semana pasada, en el que se ve involucrado nuestro país y entre los mencionados está la constructora del sexenio, Grupo Higa, del famoso amigo del Presidente, Juan Armando Hinojosa, quien esta vez no vino solo, también embarro a su mamá y su suegra.

Llaman la atención varias cosas, una, que nuevamente Higa este en el centro de la controversia, y dos, la tibia respuesta por parte de las autoridades federales, llámese SAT y SHCP,  tratando de minimizar lo sucedido, diciendo que las “inversiones en el extranjero están permitidas, que solo los que no declaren sus ingresos allende las fronteras, estarían cometiendo faltas” y si tienen la razón, pero comparando las reacciones en otros países involucrados, es de las más tibias, cuando la revelación, me parece muy grave.

A manera de ejemplo, en Islandia, la gente se fue a protestar a la plaza principal el mismo día de la noticia exigiendo la renuncia del Primer Ministro, y en cosa de horas lo renuncio.

En todos los gobiernos, llámese Federal, Estatal y Municipal, hemos visto constructoras consentidas por los gobernantes, que ganan y ganan concursos o simple y sencillamente se los asignan rodeados del gran fantasma de la corrupción, tal es el caso de Higa, que en el gobierno del ahora Presidente de la República en el Estado de México, ganó y ganó obras, de tal manera que pasó de ser una constructora local a una de las grandes a nivel federal, y eso, sin ayuda, simple y sencillamente es, imposible.

Solo en este sexenio, según un reporte de New York Times del año pasado, Higa ha ganado más de 80 contratos con valor de por lo menos 2,800 millones de dólares, se dice fácil pero es una millonada y eso que perdió en tren rápido a Querétaro, obra que se canceló porque entre otros, el Congreso manifestó dudas y lo desacredito al seno de la Comisión de Comunicaciones y Transportes,por supuestos favoritismos políticos, así o más claro.

Mientras se aclara o se desvanece este asunto, que esto segundo es lo más probable, en Coahuila también tenemos nuestros Coahuila Papers, que no aparecen, ¿será que alguien los escondió?, conste es pregunta. 


feroyo@hotmail.com