No le fíen a Coahuila

El Estado, en sus tres ámbitos, no sólo es autoridad, sino que también es un sujeto de derechos y obligaciones de derecho privado, como cualquier particular; por eso puede ser deudor de los bancos, de los proveedores de bienes y servicios, y de quienes contratan con él, para que lleve a cabo obras y servicios públicos.

En principio el Estado no debería de ser deudor; pues con todos los ingresos públicos que percibe de los contribuyentes, debería de tener lo suficiente y bastante para pagarles de contado a sus acreedores; entre quienes no deberían de encontrarse los bancos; toda vez que un Estado con un gobierno de funcionarios decentes, honrados y honestos, no tendría necesidad alguna para contraer deuda pública con las instituciones de crédito.

El gobierno del Estado de Coahuila tiene una deuda pública de alrededor de 40 mil millones de pesos, entre los que se encuentran los alrededor de treinta y seis mil millones de la famosa mega deuda que no se vio reflejada en obra y servicio público alguno en toda la entidad, sino más bien se vio  en parte de la compra de la Presidencia de la República; y el resto en adeudos a proveedores.

El Estado es puntual e inhumano en el cobro de los impuestos, recargos,  multas, gastos de ejecución, requerimientos de pago y otros créditos a su favor, sobre todo a quienes menos tienen; pues no se tienta el corazón al amenazarlos  con rematarles su único patrimonio que es su casa habitación para ellos y sus familias, por los pequeños adeudos del predial.Asimismo las empresas estatales como la Comisión Federal de Electricidad  CFE,  y municipales como el Sistema Municipal de Aguas y Saneamiento SIMAS, son implacables en el cobro de los servicios que prestan a sus usuarios, a quienes les cortan el servicio inmediatamente de la fecha de vencimiento de pago; cortándoles los servicios vitales de luz y agua.

El Secretario de Finanzas del gobierno de Coahuila, Ismael Ramos, acaba de hacer pública su petición a los empresarios acreedores de pagarles lo que se les adeuda desde hace más de 3 años, y que es alrededor de 4 mil millones de pesos, con la condición de que hagan un descuento de por lo menos el 20%; lo que significaría 800 millones que desde luego no se destinarían a obras y servicios públicos sino que irían a parar a los bolsillos de los funcionarios.  

Moreira II, entrevistado por los medios sobre la renuencia de su  gobierno a pagarles a los proveedores el 100% de sus créditos, contestó que se trata de una quita; término que no explicó pero que es propio del Derecho Privado, y que significa rebaja a la deuda; y la cual es facultad única y exclusiva de los acreedores, concederla o no;  por lo que se debe tener  cuidado  de fiarle al gobierno de Coahuila. 


rangut@hotmail.com