La extradición

El caso de la “fuga” de Joaquín Guzmán Loera, “El Chapo”, tiene más picos que un serrucho; como lo es el de la extradición, el acto por el que un Estado entrega a un detenido requerido por otro para procesarlo penalmente argumentando haber cometido uno o varios delitos en perjuicio de su país.

La extradición es un proceso complejo en el que interviene el Ejecutivo  Federal porque es de carácter internacional, y las autoridades judiciales porque se trata de delitos; y tiene su fundamento en los artículos 15 y 119 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, en su ley reglamentaria y en los tratados internacionales.

Estados Unidos de Norteamérica, pidió la extradición de “El Chapo”, inmediatamente que fue aprehendido  y recluido en el penal de alta seguridad “Puente Grande”; en Jalisco, en febrero de 2014; pero México retardó el procedimiento. Recuérdese que Jesús Murillo Karam, a ese respecto declaró que extraditaría al capo después de “200 o 300” años, en que compurgara las penas en México por los delitos que cometió aquí; lo que no cayó nada bien a nuestros vecinos del norte.

Se dice que el gobierno mexicano tuvo temor  de extraditar a Guzmán Loera, porque las autoridades norteamericanas podrían “sacarle la sopa”, y delatar a altos funcionarios mexicanos que lo han protegido; lo cual no ocurriría aquí en México.Inclusive, se dice que la “fuga” de  “El Chapo”, se precipitó porque ya estaba cercana su extradición.

Ante lo anterior fuentes autorizadas acaban de revelar que muy pronto el gobierno de México extraditaría a EE UU, a Edgar Valdez Villarreal “La Barbie”, Ángel Treviño Morales  el “Z-40”, Oscar Omar Treviño Morales el “Z-42”, y Abigail González Valencia; todos ellos recluidos en el penal de máxima seguridad del altiplano, en Almoloya  de Juárez, estado de México, el mismo del que se escapó “El Chapo”.

El tratado de extradición entre  México y Estados Unidos, señala que cuando “el delito por el cual se solicita la extradición sea punible con la pena de muerte conforme a las leyes de la parte requirente y las leyes de la parte requerida no permitan tal pena para ese delito, la extradición será rehusada a menos que la parte requirente  dé las seguridades que la parte requerida estime suficientes de que no impondrá la pena de muerte o de que si es impuesta, no será ejecutada”.

En México, la pena de muerte, está prohibida. 


rangut@hotmail.com