El endeudamiento a la CFE

EN COAHUILA, 20 de los 38 municipios están endeudados con la CFE por alrededor de 31 millones de pesos, por consumo de energía eléctrica.


En los últimos años la Comisión Federal de Electricidad CFE, ha aumentado los cobros por  consumo de energía eléctrica a sus usuarios, en desproporción a los ingresos de éstos; pues sólo ve los costos de la paraestatal para la producción, conducción y comercialización de este energético, pero no ve la falta de posibilidades económicas de la gran mayoría de los usuarios, para pagar ese indispensable servicio.
Cuando se nacionalizó la industria eléctrica el 27 de septiembre de 1960, durante la Presidencia de la República de Adolfo López Mateos, se pensó en la electricidad como palanca del desarrollo y el progreso del país, haciendo que las ganancias que obtenían las empresas privadas que lucraban con la necesidad de la electricidad, se invirtieran en electrificar el campo y las ciudades del país, e hicieron más barato este servicio para que las grandes mayorías sociales y todos los mexicanos sin excepción alguna, tuvieran acceso a él.
Pero a más de medio siglo de la nacionalización de la electricidad vemos que se ha hecho todo lo contrario a sus propósitos; que a los agricultores los perjudicaron con la llamada tarifa 9, que les impidió hacer producir el campo y el ganado; que a los industriales y a los comerciantes, les cargaron la mano con las altas tarifas, con los transformadores y la corriente trifásican, etc.
A los usuarios domésticos la CFE, les duplicó y en algunos casos triplicó la tarifa; orillándolos a “colgarse” de las líneas eléctricas mediante los llamados “diablitos” para robarse la luz, lo que es un delito del que la empresa paraestatal se hace de la “vista gorda”, pues sabe que son usuarios muy pobres y que más que asunto penal es un problema social.
Dice el refrán “que cuando la perra es brava hasta a los de la casa muerde”; y así la CFE no sólo a los particulares ha aumentado el cobro de sus servicios, sino también a los municipios y las empresas paramunicipales, como son las del agua potable, a tal grado que ya provocó el endeudamiento de mil 686 municipios del país.
En Coahuila, 20 de los 38 municipios están endeudados con la CFE por alrededor de 31 millones de pesos, por consumo de energía eléctrica; Torreón 17 millones 195 mil 953 pesos (uno de los más endeudados del país); Francisco I. Madero 6 millones 867 mil 235; Matamoros  2 millones 832 mil doscientos veinticuatro; San Pedro, 1 millón novecientos treinta y nueve mil cuatrocientos ochenta y cuatro, y Viesca, 1 millón 246 mil 613 pesos; siendo estos cinco municipios de la Laguna de Coahuila que deben el 97.1% de la deuda en el Estado.
Los municipios de Sierra Mojada, Ocampo, Parras, Sacramento, Saltillo, Monclova y Piedras Negras, entre otros, deben el restante 2.2% a la CFE.
Durango no se queda muy atrás de Coahuila; adeuda 25 millones 13 mil 868 pesos, a la CFE; Gómez Palacio 10 millones 49 mil 797 pesos; Lerdo, 7 millones 556 mil 525; y Mapimi, 4 millones 847 mil 770 pesos.
Pero no toda la culpa de este endeudamiento la tiene la CFE, pues también la tienen, y mucha, los ayuntamientos por no destinar todos los ingresos municipales al pago del gasto público, en el ramo de la electricidad; y además por no destinar a ese rubro todo lo que recaudan por el cobro del Derecho de Alumbrado Público DAP, a través de los recibos de la CFE.
Ante lo que los contribuyentes se preguntan ¿a dónde van a parar todos sus pagos a los municipios?



rangut@hotmail.com