¿Y los ciudadanos qué?

Este primero de noviembre empieza el proceso electoral para elegir gobernador en Coahuila, 38 ayuntamientos municipales por un año, reelegibles para el siguiente periodo, y 25 diputados, 16 de mayoría relativa y 9 de representación proporcional, también reelegibles para el siguiente período; el domingo 4 de junio de 2017.

Entre lo destacable de estas elecciones es que conforme a la nueva ley electoral estatal, el candidato a Presidente Municipal, que quede en segundo lugar en las elecciones, será regidor plurinominal; y que los alcaldesdeberán ser el 50% mujeres y el otro 50% hombres, para una absoluta equidad de género.

Con ese motivo la efervescencia electoral ha aumentado escandalosamente entre la clase política, con actitudes grotescas entre los dirigentes de partidos, funcionarios públicos y aspirantes  a ocupar puestos de elección popular, como poner la cara de Humberto Moreira Valdés, en logotipos de campaña; colocar sus nombres  en espectaculares en municipios donde no residen, sacarse sus trapitos al sol, vincular con personajes que están siendo procesados en el extranjero, etc.

Esta parafernalia, este alarde de riqueza y poderío, que está acompañando a todo el proceso electoral, es más de lo mismo; pero más lacerante, más irritante para la sociedad; pues es un reflejo de la corrupción, de derroche del dinero público, de la impunidad; pues de otra manera no se explica por qué se está promoviendo al profesor de la deuda para ocupar un puesto de elección popular, y a funcionarios públicos.

Todos ellos se conducen como si fueran ellos solos, los dueños del poder público, los únicos que van a decidir qué cargos ocupar, los que deciden el sentido del voto; y se sienten los propietarios de los ciudadanos, a quienes manipulan a su antojo para hacer su santa voluntad.

¿Y los ciudadanos qué? ¿Cuándo van a decidir su voto con absoluta independencia, con amor propio, con dignidad, con orgullo, con auténtica libertad, y con la plena conciencia de que son ellos, los ciudadanos, los únicos y verdaderos dueños del poder público, que se lo prestan a los gobernantes por un rato para que les sirvan en las obras y servicios públicos que requiere la comunidad?, cuando se pongan de pie, cuando dejen de estar de rodillas ante quienes creen que son superiores a ellos y no son más que unos simples mortales iguales que uno. 



rangut@hotmail.com