Vayamos todos a votar

En el Porfiriato (1876-1911), también existió el voto, aunque limitado solo a los hombres  mayores de 21 años o 18 siendo casados; a la mujer se le daría el voto hasta 1953; voto que no hacía efectiva la inmensa mayoría  de los ciudadanos,  porque la dictadura los desalentabahaciéndoles pensar que para qué votaban si de todos modos iba a ganar  Porfirio Díaz (el PRI de entonces),  y  sus candidatos a  puestos de elección popular en todo el país; quien aunque no se crea tuvo como adversario en las urnas como candidato a la Presidencia de la República, a Nicolás Zúñiga y Miranda, quien era de verdad, no como los “paleros” de hoy.


Por lo que las elecciones eran un mero trámite de aparente respeto a la Constitución de 1857, que garantizaba las  elecciones;  pero que se tenían que hacer para así poder tratar de legitimar a las autoridades del país, en el poder,  empezando con el Dictador, y presentar a México como un paísdemocrático, civilizado y  moderno ante el mundo; como se pretende ahora con la cacareada reforma energética, entre otras.


Así fueron las elecciones en la República, en esos 35 años de dictadura porfirista, de mera  formalidad;  pero materialmente controladas 100% por el gobierno que las ganaba de  todas, todas;  con carro completo, con aplanadora;  por la “buena” comprando votos o llevándolos a la fuerza a votar,  o por la “mala”, reprimiéndolos,   encarcelándolos o matándolos.


La Revolución, que tuvo como lema “Sufragio Efectivo. No Reelección”, cambió la forma pero no el fondo; pues siguió la reelección ya no de una misma persona, como era el caso de Porfirio Díaz Mori,  sino ahora de  un solo partido, y sus “satélites”;  que matan y difaman a los candidatos de la verdadera oposición.


Verdadera oposición que tiene ahora su partido, el partido Movimiento de Regeneración Nacional MORENA, que por primera vez en su historia  participará con candidatos propios en las elecciones del 7 de junio, donde se elegirán a los diputados federales y senadores que constituirán un factor decisivo en las elecciones presidenciales de 2018.


Por eso para que no nos pase con nuestro voto lo que pasó  en la dictadura, que votaban  en  lugar  de  los  abstencionistas –como lo hace ahora el PRI-, debemos de hacer efectivo el voto, acudiendo a votar  para obtener la transformación que urgentemente necesita nuestro país.


rangut@hotmail.com