Torreón, no es una S.A de C.V.

El municipio es la base territorial de la República Mexicana, con una población, un gobierno y una administración que le brinda a sus habitantes los servicios públicos primarios, como son el agua potable, el drenaje y alcantarillado, pavimentación, alumbrado, limpieza, mercados públicos, equipamiento urbano y atención al medio rural,  y otros,  y que le garantiza el orden y la seguridad pública, mediante la policía y tránsito y vialidad; con su máxima autoridad, su representante:  el Ayuntamiento, que es el cuerpo colegiado de alcalde,  regidores y síndicos que aprueba los reglamentos municipales, para dar normatividad, y acuerda los planes,  los programas, y las acciones que debe de realizar el Presidente Municipal, quien junto con sus colaboradores, ejecuta lo acordado por el ayuntamiento.
Las autoridades municipales son las que están más cerca de su población, de la que conocen en corto e inmediatamente, sus más apremiantes necesidades, durante las 24 horas del día, para atenderlas y satisfacerlas lo más pronto posible; pues las estatales están hasta  las capitales de las entidades federativas,  y las federales están hasta la ciudad de México.
El Ayuntamiento es elegido por la población, precisamente para que como representante de ella,  junto con la presidencia municipal,  le preste los servicios públicos  que necesita y le garantice la seguridad pública que requiere, para poder vivir en paz, y así progresar y desarrollarse, en lo individual, familiar y social;  y para lo cual cuenta con los funcionarios y servidores públicos, las   finanzas y la estructura necesarias para proporcionar directamente los servicios públicos y hacer las obras públicas.
Para esos serviciosy obras públicas, pago de funcionarios y servidores, y creación y mantenimiento de la estructura, la población paga sus impuestos municipales,;  y los derechos, tales como el de alumbrado público DAP, de autotransporte, y otros;  productos, aprovechamientos, recargos, multas, y otros ingresos públicos, como las participaciones federales, etc.
Pero no obstante que es un deber ético el del ayuntamiento el prestar los servicios públicos municipales a sus habitantes, directamente; ha habido algunas administraciones que se los han dado en concesión a particulares, para que sean éstos quienes los presten, como el de la limpieza pública,  otorgado a Promotora Ambiental  PASA, durante el ayuntamiento 1994-1996.
El pretexto para concesionar servicios públicos a los particulares es que el municipio  no los puede brindar con modernidad, eficiencia, efectividad y en condiciones óptimas, como lo demandan las necesidades de la población; todo lo cual se dice sí pueden hacer  los particulares que reciben en concesión un servicio público.
Los particulares que reciben en concesión un servicio público municipal se esmeran por prestarlo lo mejor posible para que no haya quejas en su contra, a fin de que la autoridad  no les quite la concesión; pues para ellos la concesión es un negocio, y el negocio por naturaleza  produce ganancias; por eso llegan a arreglos en lo oscurito para obtener una concesión.
El Presidente Municipal,  Ing. Miguel Ángel Riquelme Solís, acaba de anunciar que existe la posibilidad de dar en concesión a  particulares los servicios públicos municipales de parquímetros, el servicio de grúas  de arrastre, el estacionamiento subterráneo de la Plaza Mayor, y sobre todo,  el moderno alumbrado público; precisamente porque quiere que esos servicios públicos sean modernos, eficientes, efectivos  y de óptimas condiciones, en bien de la sociedad.
No dudamos que esos sean los únicos motivos  que mueven al ingeniero Riquelme,   para privatizar tanto servicio público municipal;  pero con el triste antecedente de PASA, que se vio rodeado de corrupción e impunidad,  hay la sombra de  sospecha de que el actual ayuntamiento quiera repetir lo que hizo el que encabezó el desaparecido alcalde Lic. Mariano López Mercado, con la concesión del servicio de limpieza  a dicha empresa regiomontana; pues como dice el refrán: “el que con leche se quema, hasta al   jocoque le sopla”.
Debe recordar Riquelme que la ciudadanía no votó por un gerente sino por un alcalde, y debe también tener presente que Torreón, no es una Sociedad Anónima de Capital Variable, S.A. de C.V., sino un municipio, cuya población necesitaque todos los servicios públicos primarios se los preste directamente la presidencia municipal, con la modernidad, eficiencia, efectividad  y optimización de recursos, como lo hace la iniciativa privada; pero sin la corrupción y la impunidad que caracteriza a los funcionarios públicos.


rangut@hotmail.com