¡Sigue Coahuila!

Los estados del país fronterizos con Estados Unidos: Baja California y Nuevo León, tienen gobiernos estatales de alternancia; Sonora y Chihuahua ya los tuvieron, y éste volvió a elegirlo el 5 de junio, y tomará posesión el próximo 4 de octubre.

Tamaulipas por primera vez en la historia ya tiene un gobierno de alternancia electo también el pasado domingo 5 de junio, y tomará posesión el 1 de octubre de 2016.

Ya nada más faltaría un estado fronterizo con Norteamérica, de tener un gobierno estatal de alternancia.

Durango, en donde desde 1929 en que el PRI se enquistó en el poder, por primera vez eligió un gobierno estatal de alternancia en los comicios del mismo domingo, y tomará posesión el próximo 15 de septiembre.

Además de esos estados con gobiernos de alternancia, están Zacatecas y San Luis Potosí, que también los tuvieron; de manera que el único estado fronterizo sin alternancia en su gobierno, y que está rodeado por esas dos entidades y por Nuevo León, Chihuahua, y Durango, que ya tienen alternancia, es Coahuila.

La población de esas entidades ya experimentaron para bien o para mal las consecuencias de la alternancia en el gobierno de partidos y candidatos independientes, como una de las principales partes de la democracia, destacando que en ella no existe el “hoy por mí, mañana por ti”, que se practica no sólo en el PRI sino también en los demás partidos que se enquistan en el poder; como en Sonora, donde los priistas “traen de la cola” al exgobernador panista Guillermo Padrés Elías, por robarse la raquítica cantidad de 134 millones de pesos.

Igualmente los priistas de Aguascalientes metieron a la cárcel al exgobernador panista Luis Armando Reynoso Femat, por haber traficado con terrenos por alrededor de la mísera cantidad de 19 millones de pesos.

En cambio por no haber habido alternancia en el gobierno de Coahuila, en 2011, sino al contrario haber puesto el PRI a Moreira II, para que sucediera a su hermano Moreira I, no sólo aquel está siendo cómplice de éste por la deuda pública  de alrededor de la enorme suma de 36 mil millones de pesos, cuya mayor parte fue a parar a la campaña presidencial de Peña, sino que además le dio impunidad hasta España, y lo premió con una pensión de 37 mil pesos mensuales como maestro que asistió solamente tres años a las aulas; por lo que salió en los periódicos la caricatura en la que Humberto Moreira, viendo tras las rejas a Reynoso Femat, le dijo que estaba ahí por poquitero.

Por lo que ante esa nueva geopolítica, y esos agravios a los coahuilenses, en 2017 sigue Coahuila en la alternancia de su gobierno.


rangut@hotmail.com