S.O.S. de Matamoros y Madero a Moreira

Al quitarle el Estado el derecho a los particulares de hacerse justicia por propia mano, con la Ley del Talión de “ojo por ojo y diente por diente”, contrajo la obligación de impartirla él, pronta, expedita y gratuitamente, a través de los juzgados;  en el lugar de los justiciables.Por eso y por el aumento de la población y de los juicios, en 2002 y 2004 se crearon los Juzgados de Primera Instancia Civiles y Familiares en Matamoros (comprendiendo el municipio de Viesca) y Francisco I. Madero;  que antes se ventilaban en los Juzgados de Torreón y San Pedro de las Colonias, respectivamente.

En estos cerca de 13 y 11 años, también respectivamente, ambos juzgados han dado muy buen servicio a los justiciables de esos tres municipios, a los que se les ahorra dinero, tiempo,  molestias y traslados; y son fuente de trabajo para oficinistas y demás empleados; además de que justifican la categoría de ciudad de Matamoros y Madero.

Antes de esos juzgados la mayoría de los abogados residentes en esas cabeceras municipales, se dedicaban a actividades diversas al litigio, como de taxistas, empleados, comerciantes, ejidatarios, agricultores, y en el mejor de los casos de profesores; pues no había allí Juzgados donde ejercer la abogacía.

Pero ahora el Consejo de la Judicatura del Tribunal Superior de Justicia del Estado, de Saltillo, acaba de acordar la supresión de esos dos juzgados, a partir del próximo 16 de mayo, aunque el pasado treinta de abril fue el último día en que se recibieron demandas.

Los abogados de Matamoros y Madero, ya tuvieron una reunión el pasado día 30,  con el Lic. Gregorio Alberto Pérez Mata, Presidente del Consejo y del Tribunal, quien los atendió muy amablemente y les escuchó pacientemente todas las razones habidas y por haber para que no se supriman los dos juzgados; pero por más lucha que se hizo contestó que no se daría marcha atrás al acuerdo, pues conforme a  la “reingeniería judicial moderna”;  los juzgados  de Matamoros y Madero, al igual que el de Allende, a cuyos justiciables mandarán hasta Piedras Negras, ya son “incosteables”.

Por lo que ante la negativa del mandamás del Poder Judicial de Coahuila, de dar marcha atrás al acuerdo de suprimir esos juzgados, ya no queda más que pedir un S.O.S., de auxilio y de socorro al también abogado Rubén Moreira Valdés, para que como gobernador y con absoluto respeto a la separación de poderes, intervenga para salvar a Matamoros y Madero, de la incivilización judicial. 


rangut@hotmail.com