Repudio a las elecciones

Es preocupante lo que está sucediendo en la preparación de las elecciones para diputados federales del cada vez más cercano domingo 7 de junio; pues el flamante Instituto Nacional Electoral INE está teniendo serias dificultades en su funcionamiento interno y en la integración de las casillas.

Lo anterior tiene sus causas en la forma de la integración del INE, que en lugar de haberse conformado con ciudadanos libres, sus consejeros fueron impuestos por los 10 partidos nacionales representados allí.

Ya tuvo  el INE su primera crisis al haber abandonado durante varios días la sala plenaria de acuerdos 7 de sus diez consejeros, porque se estaba favoreciendo solo a tres de éstos, lo que significaba beneficiar únicamente a 3 partidos.

Se había creído que con quitarle al gobierno la organización, preparación, desarrollo y calificación de las elecciones, y dárselas a un Instituto ciudadano, se garantizarían unas elecciones limpias; pero no fue así porque el gobierno se apoderó de él imponiendo a los presidentes consejeros del IFE (ahora INE), y los partidos imponiendo a los demás consejeros.

Por lo que todos esos consejeros harán de todo con motivo de las elecciones para favorecer solo al gobierno y a sus partidos; pero no harán absolutamente nada en beneficio de los ciudadanos.

Por eso los ciudadanos no confiamos en el INE, por eso se explica que en muchas partes del país, y Torreón no es la excepción, repudiemos a sus visitadores en nuestros domicilios y rechacemos ser integrantes de casillas.

Inclusive ese rechazo se ha vuelto agresivo en colonias como el Campestre La Rosita, Torreón Jardín, Los Ángeles, San Isidro, Senderos, Viñedos, y otras de clase media alta; en donde llegan a insultar a los pobres visitadores que no tienen ninguna culpa; y en algunas ni la entrada les permiten a sus fraccionamientos.

¿Por qué ese fenómeno se dá en esas colonias residenciales? Porque allí  el gobierno y los partidos no pueden comprar la conciencia con  despensas, dádivas, espectáculos, acarreos; como sí lo hacen en las colonias populares en donde primero los empobrecen y luego les compran la conciencia.


rangut@hotmail.com