PVC, HEB y calle…

Siendo gobernador de Coahuila,  el ingeniero Eulalio Gutiérrez Treviño, y Presidente Municipal de Torreón, Juan Abusaid Ríos, en 1971  la Escuela Secundaria y Preparatoria Venustiano Carranza de la Universidad de Coahuila (hoy UA de C),  fue cambiada de su edificio original de 1942,  de enfrente del Bosque Venustiano Carranza, a su actual edificio en boulevard Revolución y Paseo de la Rosita, dejándole solo la preparatoria.Su edificio tiene una superficie de 12 mil metros cuadrados,  ubicado en el mismo lado del corredor universitario que se inicia a una cuadra de la calzada Colón, hacia el oriente, con importantes vías de comunicación, y suficiente servicio de transporte público; con  laboratorios,  biblioteca, campo de futbol, salas audiovisuales, auditorio para volibol y basquetbol, y la infraestructura y el equipamiento necesarios para una escuela de educación media superior.La PVC está  enfrente de la Unidad Deportiva  Torreón; lo que invita a sus estudiantes a practicar toda clase de deportes;  lo que ha contribuido a que por eso, por la preparación de sus maestros y por su dedicación al estudio, egresen de sus aulas grandes profesionistas que han destacado en todas las actividades privadas y públicas, en el país y el extranjero.Pero ocurrió que un día, en este 2014,  se instaló al  costado poniente de la PVC, un HEB (H.E. ButtGrocery Company), en alrededor de media manzana o cuadra, cuya reducida superficie dejó insatisfecha a esta transnacional; por lo que  seguramente entró en tratos “en lo oscurito” con la autoridad municipal, para lograr su expansión por el único lado que  podía, que es por donde está la PVC; pues por el otro lado, está la calle Sicomoros (continuación de la calle  28 o Carmen Salinas); la cual es muy transitada.A cambio de adquirir la propiedad de la PVC, HEB  le  construirá un moderno y funcional  edificio por el rumbo de la avenida Universidad, que empieza o termina en el boulevard Rodríguez Triana; según lo declaró Blas Flores Dávila, rector de la UA de C, quien es el que dispuso, de la actual PVC, como si fuera de su propiedad; mientras que al edificio del Ateneo Fuente de Saltillo, en donde está la Preparatoria, se le están destinando decenas de millones de pesos para su  hermoseamiento.Pero como entre la PVC y el HEB, está una calle, entonces éste tuvo que comprársela al municipio, el que se la vendió para que se puedan juntar ambos terrenos; y cuyo precio sí lo puede dar a conocer la autoridad municipal; pues lo que no puede dar a conocer es cuánto recibieron algunos funcionarios, como regalo de agradecimiento por venderles un bien del dominio público de uso común, como lo es una calle de la ciudad; toda vez que este “regalo” no entra  dentro de la tan traída y llevada transparencia, rendición de cuentas, y acceso a la información.Y si bien es cierto que dicha calle es un tramo de alrededor de 150 metros de longitud, de boulevard Revolución a Citlaltepetl, también es verdad que esta calle servía para el desfogue de tránsito de vehículos que circulaban de poniente a oriente por dicho boulevard que para no sufrir los embotellamientos que se forman en el mismo y Paseo de la Rosita, los conductores  daban vuelta a su derecha, entre la PVC y donde ahora está HEB,  para  llegar a Citlaltepetl y allí voltear hacia el oriente para conectar con dicho Paseo, en frente de la Deportiva.Pero la autoridad municipal, que para esto es muy viva, desde que se puso HEB, cerró el camellón de Citaltepetl para impedir que diera uno vuelta hacia el oriente; lo que le quitó circulación a la callecita, que acaban de vender; es decir,  los funcionarios son tan inteligentes –aunque sea solo para la maldad-, que primero le quitaron  uso a la callecita, luego le suprimieron su gran utilidad, y ahora ya la vendieron como si fuera una  banca inservible de una plaza pública o una de tantas destartaladas patrullas  policíacas y de tránsito. Y como vieron las autoridades municipales que nadie de los que usábamos la callecita, protestamos porque cerraron el camellón, entonces ahora piensan que tampoco nos vamos a inconformar por haberla vendido a HEB. Y los estudiantes de la PVC, antaño famosos por ser revoltosos  y  rebeldes a la autoridad, ahora ni pío dicen de la destrucción de su edificio; o será que son como decía el maestro José Vasconcelos: “Juventud de ideales castrados”; pues hasta ahorita han obedecido la consigna de “calle…nse la boca”. 


rangut@hotmail.com