El Mando Único

El federalismo en México, tiende a desaparecer. La distribución de las competencias de las funciones públicas del Estado, es de carácter federal, al expresarse que "Las facultades que no están expresamente concedidas por esta Constitución a los funcionarios federales, se entienden reservadas a los estados"; pues entre más y más a éstos se les están quitando facultades para dárselas a aquellos.

La base de la división territorial y de organización política y administrativa de los estados, es el municipio libre; el que entre otras atribuciones tiene a su cargo la función y el servicio público de la policía preventiva y tránsito municipales; respecto de los que los municipios pueden celebrar convenios con los estados para que éstos se hagan cargo de esos servicios.

Pero el encargo de esos servicios públicos municipales, a los estados, es en forma temporal; por lo que para crear el cacareado Mando Único policial en el país, tendrá que reformarse por enésima vez la Constitución; pues dicha atribución ya no será temporal sino permanente, o sea, el mando de la policía preventiva municipal, quedará unificado en manos de los gobernadores, quienes desde las capitales de los estados ejercerán el mando en los municipios.

Los pretextos para quitarle al municipio libre la policía preventiva municipal, y dársela a los gobernadores, es la inseguridad pública que azota a México y la infiltración de la delincuencia organizada en las policías municipales (recuérdese la detención y traslado al D.F., de decenas de alcaldes de Michoacán, acusados de tener vínculos con aquella); que no tienen las cantidades suficientes y bastantes de agentes policíacos, el armamento necesario, el debido equipamiento, sueldos dignos y decorosos, capacitación, preparación, adiestramiento, código de ética, etc., para hacerle frente con eficacia a la delincuencia organizada.

Es que el gobierno de la República federal, sobre todo en este sexenio, cada vez está centralizando más y más el poder de los estados y de los municipios; como lo demostró con el envío desde el centro de su comisionado de seguridad a Michoacán, quien prácticamente desplazó al gobernador, sin importarle la supuesta soberanía o autonomía de ese estado.

La verdad es que en México, el federalismo nunca ha sido una realidad en los hechos; pues esta forma de gobierno es una burda imitación extralógica de los Estados Unidos de Norteamérica, donde las 13 colonias se unieron en una federación; y aquí en cambio, el poder central fue el que creó a los estados.

Prueba de que el federalismo tiende a desaparecer, es la supresión del Distrito Federal, el cual era una mala copia del Distrito de Columbia D.C., en donde se asienta la ciudad de Washington, capital federal de Norteamérica. 


rangut@hotmail.com