El Estado de La Laguna a debate

Da mucho gusto saber que los jóvenes estudiantes están interesados en temas nacionales y locales, como el del Estado de La Laguna, que los preparatorianos de la Escuela Carlos Pereyra y el Colegio Americano, llevaron a debate el pasado martes 11 de marzo, en el que se discutieron los pros y contras sobre la creación de esa entidad.
Ante todo esos alumnos de bachillerato empezaron por saber qué es un Estado, toda vez que es la materia del tema a debate; conociendo que más que nada se trata de una entidad federativa, que forma parte de lo que es un estado Federal o Estados Unidos Mexicanos, que es el nombre oficial del Estado mexicano, y que a imagen y semejanza de éste la entidad tiene población, territorio, orden jurídico (siendo la ley fundamental la constitución), gobierno, los poderes legislativo, judicial y ejecutivo, cuya residencia oficial es la  ciudad capital, y municipios.
Se enteraron también esos preparatorianos que en caso de que se llegara a formar el Estado de la Laguna, los municipios que lo integren ya no tendrían por ejemplo los nombres de Torreón, Coahuila o Gómez Palacio, Durango, sino los de Torreón,  Laguna,  y Gómez Palacio, Laguna; que las recaudaciones de renta, el Registro Público de la Propiedad,  las oficialías del Registro Civil, los juzgados y tribunales estatales, las dos universidades públicas (UAdeC y UJED),  y absolutamente todas y cada una de las dependencias de los estados de Coahuila y de Durango, que están en los municipios de esas dos entidades que llegaren a conformar el Estado  de la Laguna, formarían parte de éste.
Se dieron cuenta también esos bachilleres que la Laguna, no es una creación artificial, sino natural,  con una geografía, una historia, una idiosincrasia, y todo lo que la conforma, que la hace ideal para ser un Estado, inclusive con más población  y más elementos para proveer su existencia política, que estados como Tlaxcala, y otros; sobre todo reflexionaron de que sus habitantes  tienen el sentimiento de pertenencia a la Laguna, más arraigado que al de  Coahuila o al de  Durango, de los que los laguneros se sienten lejanos por el desprecio de sus gobernadores.
También quisieron conocer los contras para formar el Estado de la Laguna, y se encontraron que los únicos que no quieren que se cree, son los de Saltillo y los de la ciudad de Durango, y algunos de  otros municipios de esas entidades; pero sobre todo quienes se oponen son  los empleados de esas dos capitales, que radican en los municipios de la Comarca Lagunera, como son los alcaldes, los  diputados locales, funcionarios estatales, y en general todos los vasallos de los gobernadores de Coahuila y de  Durango; que viven y tienen a sus familias en la Laguna.
Pero fuera de allí la gran mayoría  de los habitantes de la región lagunera, sí quieren que se forme el Estado de la Laguna, porque cada día son más  los que empiezan a ver en él al gobernador y a los diputados y magistrados, aquí  mismo  en esta comarca lagunera; empiezan a ver que los impuestos estatales en lugar de irse a Saltillo y a Durango capital, se quedarían aquí mismo para invertirlos en obras y servicios públicos; y en una palabra empiezan a ver en el Estado de la Laguna, no un fin en sí mismo, sino  el mejor medio y más eficaz para resolver los grandes problemas que aquejan a los municipios que lo integrarían, como son el agua, la inseguridad pública, el desempleo porque la mayor parte de las inversiones  las dejan los gobernadores en sus ciudades capitales y poblaciones aledañas; falta de escuelas y hospitales públicos; esto es, los jóvenes estudiantes empiezan a ver en la creación de ese estado una oportunidad para que al obtener sus títulos profesionales no tengan que emigrar de la Laguna, a otras partes del país  o del extranjero.
Buen ejemplo están dando los preparatorianos del Colegio Americano y de la Escuela Carlos Pereyra, al discutir, cuestionar, ver las  tesis y las antítesis, al debatir los pros y contras sobre la creación del Estado de la Laguna; no solamente a la población en general sino en particular a todos los estudiantes de todas las escuela públicas y privadas, de todos los niveles escolares.
Al ya no tener que ir hasta Saltillo y a Durango capital, los egresados de laUAdeC, y de la UJED, de aquí de la Laguna, a allá, haciendo un viaje de más de 500 km redondos, para recabar una simple firma o hacer el trámite más sencillo para poder titularse, verán en el Estado de la Laguna, con su ciudad capital, en estos mismos municipios, un enorme beneficio.
Por eso de los estudiantes  de bachillerato que están llevando a debate el Estado de la Laguna, ahora se pasa a los universitarios de las escuelas, facultades e institutos de investigación superior  de la UAdeC  y la UJED,  en esta región.
Estamos seguros que aunque las autoridades universitarias de Saltillo y de la ciudad de Durango, quieran impedir que los estudiantes lleven al campus universitario el debate sobre el Estado de la Laguna, con base en el principio de la libertad de cátedra y de la libre investigación, que defendió apasionadamente y nos legó  el maestro de nuestros maestros, Antonio Caso, los universitarios laguneros lo llevarán a cabo más temprano que tarde.


rangut@hotmail.com