¡Inocentes palomitas!

El 28 de diciembre es el  día de los “santos inocentes”, en conmemoración de aquellas criaturitas menores de 2 años que fueron mandados matar por el Rey Herodes, con el fin de privar de la vida al Niño Jesús; para que no lo desplazara a él; ignorando que el reino del hijo de Dios, no es de este mundo.Con ese motivo, desde tiempos inmemoriales, el pueblo -sobre todo el mexicano- ha recordado este triste pasaje bíblico, no con nostalgia sino con bromas como el decir     “ te sacaste la lotería”, “ te nombraron funcionario público”, “ te seleccionaron candidato”,  “ahora sí, se te va a hacer”, “te llegó un regalo”, “la muchacha que te gusta ya te dio el sí”, “te van a prestar dinero”, “ya tienes trabajo”; y así por el estilo, entre familiares, amigos y conocidos, se juega este tipo de bromas, las que finalizan diciéndoles, “inocente palomita que te dejaste engañar...”.Esas bromas del “día de los inocentes” es parte de las fiestas decembrinas, que en nuestra ya muy lejana infancia nos hicieron reír, y que desafortunadamente están cayendo en el olvido y el desuso, junto con otras tradiciones sencillas y que hoy en día están siendo desplazadas por la mercadotecnia y las costumbres deshumanizadas; como parte del capitalismo salvaje que estamos padeciendo.Pero los “santos inocentes” no son las únicas víctimas de los gobernantes que como Herodes, abusando del poder público, matan a su pueblo, como ha ocurrido en Guerrero, con estudiantes, y sacerdotes católicos. En Guerrero, acaba de encontrarse sin vida, y con el tiro de gracia a Gregorio López Gorostieta, cura de la Diócesis de Ciudad Altamirano, Guerrero, llamado cariñosamente “Padre Goyito”, y quien previamente había sido secuestrado -sin que el gobierno sepa por quiénes-; por lo que el caso ya es del conocimiento del Papa Francisco, y la Iglesia Católica ha lanzado un “¡basta ya!”; pues en 2009 ejecutaron a Abarcuc Hernández Benítez, y el pasado 21 de septiembre a José Ascensión Acuña Osorio, ambos clérigos de esa misma Diócesis, sin que a la fecha las autoridades hayan capturado a los homicidas de esos 3 asesinatos. Por ese clima de violencia e impunidad, es que el pasado 26 de diciembre un contingente de alrededor de 1000 manifestantes de la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación de Guerrero CETEG, asociaciones sociales, estudiantes de la Normal de Ayotzinapa, y otros, atacaron con bombas molotov, cohetones, piedras, y otros proyectiles la sede del 41 Batallón de Infantería de Fuerzas Especiales del Ejército Mexicano, en Iguala, Guerrero; y amagaron con derribar las puerta de acceso a dichas instalaciones ante la presencia de cientos de soldados. El próximo 7 de junio habrá elecciones en el país para elegir a 500 diputados federales, del Congreso de la Unión; y para elegir gobernador en el estado de Guerrero; para cuyas estas últimas los manifestantes en la Ciudad de México, en la mencionada fecha en la que estaban recordando exactamente 3 meses lo de Ayotzinapa, están pidiendo a la ciudadanía no votar si antes no encuentran a los 42 desaparecidos  -pues 1 ya apareció muerto-; diciendo que “aquellos que voten en junio del 2015, no tienen madre ni hijos”(Milenio Diario Laguna. 27/XII/2014).¿Cuántas veces nos han engañado los gobernantes al pueblo? ¿Cuántas veces nos han prometido hacer justicia por lo de Ayotzinapa? ¿Cuántas veces nos ha dicho el gobierno una cosa y hace otra? Todo en perjuicio del pueblo y en beneficio de quienes detentan el poder público. Por lo que se ve, también a nosotros el gobierno nos ha hecho ¡inocentes palomitas!. 


rangut@hotmail.com