Elba Esther a su domicilio

El pasado 6 de febrero, la maestra Elba Esther Gordillo Morales, cumplió 70 años de edad; lo que  aunado a que padece enfermedades crónicas, dos aneurismas, un adelgazamiento en el nervio óptico, daños en los discos de la columna lumbar, y otros quebrantos  a su salud; le da el derecho de  salir del Reclusorio Femenil de Tepepan, en la ciudad de México, en donde está recluida preventivamente desde febrero de 2013, hace 706 días,  en que fue detenida por agentes de la Procuraduría General de la República, acusada de “defraudación fiscal y lavado de dinero”; para ya fuera de ese Reclusorio  seguirse defendiendo legalmente en el proceso penal que por esos delitos se le instruye  en el Juzgado Sexto de Distrito de Procesos Penales Federales .Es que conforme al artículo 55 del Código Penal Federal,  después de que un detenido llega a una edad avanzada o su estado de salud es precario y es notoriamente innecesaria  e irracional su permanencia en un reclusorio, el Juez, de oficio o a petición de parte, debe de darle el beneficio de ser trasladado a su casa,  en la que tendrá una prisión preventiva domiciliaria,  de la que la ex líder nacional  de  los maestros, podrá  gozar de  un momento a otro.Todo mundo sabemos que la maestra Elba Esther, no fue encarcelada por los delitos que se le achacan; sino que fue privada de su libertad escandalosamente porque Peña, a los 54 días de haber tomado posesión,  tratando de imitar  extralólógicamente  a Salinas –por cierto muy burdamente-,  que encarceló  también al poderoso líder petrolero Joaquín Hernández Galicia “La Quina”, en febrero de 1989, a los 40 días de haber asumido la Presidencia de la República; para intentar así congraciarse con la sociedad que repudiaba a ambos líderes y así tratar de legitimarse en el poder, del que ambos se hicieron ilegítimamente.“La Quina”, pese  a su avanzada edad, permaneció en el reclusorio varias décadas; pues todavía no existía el citado artículo 55 del Código Penal; pero en el caso de la maestra Elba Esther, este relativamente nuevo  precepto la libera de  la prisión; por lo que ni en esto tuvo buena suerte Peña; además de que con el encarcelamiento de la lideresa no logró sus objetivos; pues la sociedad no se tragó su maniobra; toda vez que lo que quiere es que se encarcele también a los verdaderos delincuentes como el líder petrolero Carlos Romero Deschamps, quien es consentido de Peña; para poder hacer de las suyas en la reforma energética. 


rangut@hotmail.com