Descentralización judicial a medias

En Torreón, únicamente existían juzgados de primera instancia en materias civil, mercantil, familiar y penal; por lo que para recurrir sus acuerdos, resoluciones, y sentencias y presentar quejas, había que hacerlo en el Tribunal Superior de Justicia del Estado, hasta allá en Saltillo, en donde estaban los Magistrados que conocían y resolvían los recursos de apelación interpuestos contra dichos fallos, en segunda instancia.

Ante los reclamos de los abogados postulantes que tenían que seguir sus defensas en la segunda instancia, de que era muy costoso, tardado y hasta peligroso el viaje por carretera hasta Saltillo (fallecieron algunos abogados en accidentes);  hubo  un gobernador sensible que instaló lo que hoy se denomina Segundo Tribunal Distrital, cuyo titular es un solo Magistrado, en Torreón, que conoce y resuelve apelaciones contra autos, resoluciones incidentales y quejas; por lo que ya se evitó la vuelta a Saltillo. Pero los recursos de apelación contra sentencias definitivas seguían interponiéndose hasta Saltillo; lo que continuaba causando molestias, incomodidades, gastos, tardanza, etc.; pues por ley federal las sentencias de esos recursos que  se reclamaban en amparo éste tenía que promoverse también hasta Saltillo, donde existen Tribunales Colegiados de Circuito;  hasta que hubo otro gobernador que instaló la Sala Auxiliar del Tribunal Superior de Justicia, en Torreón, integrada por tres Magistrados; la que conoce y resuelve recursos de apelación contra sentencias definitivas; por lo que ya es innecesario ir hasta Saltillo. 

Esa descentralización cumplió con el principio constitucional de impartición de justicia pronta y expedita  en el mismo lugar de residencia de los justiciables; trayendo consigo además innumerables beneficios, en todos los aspectos, a la Laguna, como el de que las Magistraturas fueron ocupadas por abogados laguneros.

Hasta allí la descentralización judicial estaba completa; pero en estos últimos dos gobiernos estatales, con grave retroceso, nos han importado de Saltillo, a tres Magistrados: a los Licenciados Luis Martín Granados Salinas (Titular del Segundo Tribunal Distrital); Juan José Yáñez Arreola, quien acaba de ser sustituido por  Adrián González Hernández, en la Sala Auxiliar del Tribunal Superior de Justicia del Estado, en Torreón.  La descentralización judicial para que sea completa debe de incluir también que los Magistrados no sean de Saltillo, como lo están siendo por ser el gobernador saltillense.

Por eso se necesita que el próximo gobernador sea lagunero. 


rangut@hotmail.com