Defendamos nuestros derechos

El ciudadano torreonense Ramón María Nava,  en el pasado mes de  abril, fue multado con 159 pesos, por haberse pasado en rojo, que impugnó en un juicio en el Juzgado Cuarto Unitario del Tribunal  de Justicia Municipal, cuya titular dictó sentencia dejando sin efecto esa multa de tránsito por haber demostrado el quejoso la inexistencia de dicha infracción, y ordenó al Tesorero Municipal Enrique Mota Barragán, que le devolviera el importe de dicha multa, dentro del término de 24 horas; lo cual este mal funcionario no hizo; quizá siguiendo el mal ejemplo de su antecesor Pablo Chávez Rossique, quien pasa a la historia como violador de ejecutorias de amparo, y por lo que anda en problemas con la justicia Federal.Al no ver cumplida la sentencia que le fue favorable, después de transcurridos algunos meses, el ciudadano Nava se tuvo que ir al amparo; el cual le acaba de ser concedido para que el tesorero le devuelva sus 159 pesos de la multa; pero ni así se los ha regresado.Para defenderse en el Tribunal de Justicia Municipal, primero, y luego en el Juzgado de Distrito, después, el ciudadano Nava ha gastado alrededor de mil pesos, en copias, papeleo, gasolina por las múltiples vueltas de su casa a esos tribunales, y viceversa; aparte de las muchas molestias e incomodidades, pérdidas de tiempo, abandonar sus asuntos particulares, etc.En junio de 2012, dos profesores septuagenarios, jubilados, su hijo un doctor, y el abogado que los defendía, fueron privados de su libertad personal, incomunicados, torturados, esposados, vejados y detenidos por varias horas sin habérseles puesto inmediatamente a disposición de una autoridad competente, sin haber cometido delito alguno;  por los policías municipales Jesús Orozco Martínez, Abel Sabinas Reyes y Miguel Ángel Juárez Hernández; sosteniendo el llamado teniente Adelaido Flores Díaz, todavía a estos dos últimos activos en su corporación policiaca; no obstante que el primero fue encarcelado y los tres están siendo procesados por el Juez Cuarto Penal, Licenciado Pedro Limón Hernández.Pero para que se procesara penalmente a estos tres malos policías municipales; los maestros, el galeno y su defensor tuvieron que batallar cerca de 2 años, y todavía siguen batallando, para que se les haga justicia; haciendo múltiples gastos, yendo seguido al Juzgado para la práctica de careos, declaraciones de testigos, y demás diligencias judiciales, algunas de las cuales se han prolongado hasta por 13 horas;  pidiendo el médico a cada rato permiso para faltar a su trabajo en el Instituto Mexicano del Seguro Social, con su consabido descuento de sueldo; y el Licenciado en Derecho, desatendiendo a su despacho.En cambio, a los policías municipales procesados Adelaido Flores, les ha asignado cuatro abogados para que los defiendan, dos que dan la cara y dos que están en el escritorio en la Dirección de Seguridad Pública Municipal; todo ello a cargo del erario público; mientras que los ciudadanos víctimas, para hacer valer sus derechos como ofendidos,  todo lo que gastan sale de sus bolsillos.Pareciera que tanto el Tesorero Municipal como el Juez, quieren vencer por cansancio a las víctimas para no devolver  la multa el primero, y no hacer justicia el segundo; pues se les hace raro que unos simples mortales hayan tenido el valor civil, la paciencia, el espíritu de sacrificio, y la decisión de denunciar los abusos de los malos servidores públicos.Pues si los policías y tránsitos abusaron de esos profesionistas, que no harán y a diario con toda la demás gente que no tiene las posibilidades para hacer valer sus derechos ante las instancias legales; o teniéndolas no acuden ante las instancias legales para ejercitar sus acciones o habiéndolas hecho valer,  desisten de ellas por los trámites tortuosos de la burocracia, que son la vida cansada.Para que las instituciones sean de derecho y funcionen, los ciudadanos tenemos la obligación de exigir ante las instancias legales que se nos respeten nuestros derechos, aún por parte  de los malos Tesorero y Policías; a quienes hay que hacerles entender por todos los medios posibles, que ellos son los primeros obligados en respetar la ley y que el derecho está sobre ellos, y que son servidores públicos que se deben a la ciudadanía, que es quien los tiene allí y les paga sus sueldos. 


rangut@hotmail.com