Control electoral a los maestros

EL FANTASMA de la megadeuda ya se apareció el pasado domingo 7 de julio en algunos de los más importantes municipios como Saltillo, Monclova, Ciudad Acuña y Torreón, se perdió también para el PRI.

Sabía el gobernador Moreira que al eliminar el subsidio –o estímulo fiscal como lo llama- del 60% en el pago del Impuesto Sobre la Renta ISR, a los maestros en Coahuila, provocaría inconformidad entre los trabajadores de educación pública.
Los trabajadores del magisterio en la entidad han sido votos seguros para la familia Moreira, en el poder -con eso de que algunos de ellos son maestros-; por eso Moreira I, les otorgó ese subsidio desde 2005, y ahora en el 2014 Moreira II se los quitó; haciendo ambos eso con fines electorales.
En el primer caso había elecciones en puerta; y en este último caso también las habrá el próximo domingo 6 de julio para elegir 16 diputados locales de elección directa o mayoría, y 9 de representación proporcional o plurinominales.
Sólo que el gobierno sabe que ahora si no tiene la mayoría de los diputados en el Congreso local se pone en riesgo la gubernatura de Coahuila, por vez primera en la historia del Estado; pues la deuda de alrededor de 36 mil millones de pesos que dejó Moreira I, es un fantasma que recorre los 38 municipios.
El fantasma de la megadeuda ya se apareció el pasado domingo 7 de julio en algunos de los más importantes municipios como Saltillo, Monclova, Ciudad Acuña y Torreón, se perdió también para el PRI; pues si no ha sido por los votos de sus partidos paleros, no habría ganado;  ya que el “fantasmita” de Olmos hizo estragos entre los electores dignos, libres y valientes, que votaron en su contra.
Para de aquí a 2017, la mayoría de los ciudadanos coahuilenses no olvidará los agravios de los Moreira, y es casi seguro que se los cobre en las urnas para la elección de gobernador.
Cómo van a olvidar que el hermano puso al hermano de gobernador; cómo olvidar que el hermano se fue a Barcelona, España, becado, a estudiar una especialidad en historia.
Cómo no recordar los coahuilenses la megadeuda si la ven en los “cuadritos” de Moreira I, que aparecieron en los diarios de Coahuila, y en algunos del país; y cómo se van a olvidar de ese Moreira, si ya regresó a México, y está en Cuernavaca, Morelos, esperando la oportunidad de regresar a Saltillo, para ser postulado por el Partido Joven, como candidato a diputado local por uno de los distritos electorales de esa capital.
Por eso pues Moreira II creó el reciente problema magisterial para recordarles a los trabajadores de la educación pública de Saltillo y de Coahuila, que a Moreira I le deben agradecer el 60% del subsidio de su ISR; y para que tengan presente que ahora a él, al gobernador en turno, le deben que el impacto económico negativo en sus sueldos por la eliminación de ese dizque estímulo fiscal, no les perjudique en sus ingresos.
Para acabar con el problema magisterial el gobernador les acaba de prometer a los maestros que a fin de amortiguar ese golpe económico en sus sueldos, les promete monederos electrónicos y tarjetas de débito, y a cuya maniobra le llama “ingeniería” fiscal o financiera.
El monedero electrónico y la tarjeta de débito nos recuerda las tarjetas de Soriana, que fueron parte de lo que utilizó Peña para comprar la Presidencia de la República, y que funcionaron así: “te doy esta tarjeta para que adquieras lo que desees en Soriana; pero será válida a partir del día siguiente de las elecciones, siempre y cuando gane Peña”.
Así que aquí también el gobierno de Coahuila, dirá a los trabajadores de la educación pública: “valdrá el monedero electrónico y tendrá saldo la tarjeta de débito, si el PRI gana la mayoría de las diputaciones locales  el próximo 6 de julio”.
Esa es una de las formas con las que Moreira II, pretende controlar el voto de los maestros en Coahuila.


rangut@hotmail.com