¡Benditas elecciones!

Estamos viendo los torreonenses que empiezan a instalarse arbotantes para un nuevo alumbrado público en el centro de la ciudad, a adaptarse y pintarse vehículos modelo 2014, para Vialidad

En Coahuila y en Torreón, están sucediendo cosas que debieron de haber acaecido antes; como la forma de hacer el cobro del impuesto Sobre la Renta ISR, al magisterio, al igual que  lo hicieron estados como Durango, donde desde hace años el gobierno estatal ya había hecho el ajuste necesario para que  el 100% de ese impuesto no impactara en el sueldo de los maestros de educación pública en esa entidad, como ocurrió en Coahuila, donde el gobierno creó un problema artificial  con la eliminación del subsidio del 60%  a ese impuesto, y luego para resolverlo prometió retornar a ese subsidio pero ahora con monedero electrónico y tarjeta de débito.
Desde hace cuatro años los coahuilenses por todos los medios clamaban que se empezara hacer justicia en el fraude de la megadeuda de los gobernadores Humberto Moreira  y Jorge Torres; pues al extesorero estatal de ambos, Javier Villarreal, la justicia de Coahuila, hace dos años  lo  tuvo preso solo unas cuantas horas pues inmediatamente de haber sido detenido fue puesto en libertad por un juez penal  de  Saltillo, con la irrisoria fianza de 10 millones de pesos, no obstante  que el daño patrimonial de los delitos que se le imputan, asciende  a miles de millones de pesos; condicionándosele esa libertad a que se presentara periódicamente a firmar al juzgado, con el apercibimiento de que si no lo hacía se le revocaría esa libertad provisional, se le libraría orden de reaprehensión y se haría efectiva la fianza; condición que nunca cumplió.
El gobierno de Coahuila, tampoco cumplió con la ley penal en el caso de Javier Villarreal; pues nunca se le revocó la libertad bajo fianza ni libró orden de reaprehensión ni hizo efectiva ésta; y según las autoridades estatales, no sabían del paradero de dicho extesorero; pese a que todo mundo sabía donde se encontraba; hasta que fueron las autoridades estadounidenses quienes lo detuvieron a él, a su esposa, y a otra persona, en el estado de Texas, por  no traer placas el vehículo en el que circulaban; y a raíz de lo cual se le abrió una  investigación penal por delitos como lavado de dinero, recursos provenientes de actividades ilícitas como la importación, venta y distribución de sustancias controladas; malversación de fondos públicos, fraude por medios electrónicos, soborno de un funcionario público, etc.   
La apatía y pasividad del gobierno de Coahuila en la búsqueda de los miles de desaparecidos en el Estado, en los últimos años; reclamada por  Fuerzas Unidas de Desaparecidos en Coahuila FUUNDEC, de repente se tornó en acciones rápidas; aunque en los hechos esa búsqueda de desaparecidos fue más bien de exhumación de partes óseas en fosas clandestinas que el gobierno no solamente conocía sino hasta permitía; cuando lo que FUUNDEC quiere no son cadáveres sino personas, como atinadamente reza uno de sus lemas “vivos se los llevaron, vivos los queremos”.
En Torreón, también desde hace 4 años era una urgente  necesidad la moralización de la administración municipal,  la modernización del parque vehicular de Seguridad Pública y Vialidad Municipal, de alumbrado público, de saneamiento del Sistema Municipal de Aguas y Saneamiento SIMAS, y otras dependencias y servicios municipales; y nadie había hecho algo para  satisfacerla.
Y así por ese mismo estilo Torreón y Coahuila, ya  estaban  urgidos de que esos y otros muchos más problemas graves, las autoridades los empezaran a resolver; pues su población ya está harta de tanta impunidad, corrupción, falta de buenos servicios públicos, carencia de las obras públicas necesarias, etc.
Tuvieron que venir tiempos electorales, como son los que Coahuila y Torreón, están viviendo en estos días y hasta el próximo domingo 6 de julio, en que habrá elecciones para elegir diputados al Congreso local; para que las autoridades estatales y municipales empezaran a hacer obras públicas, mejorar los servicios públicos, acabar con la impunidad, moralizar las dependencias estatales y municipales, etc.
Estamos viendo los torreonenses que empiezan a instalarse arbotantes para un nuevo alumbrado público en el centro de la ciudad, a adaptarse y pintarse vehículos modelo 2014, para Vialidad; buen trato de los servidores municipales al público, mucha cercanía y participación del alcalde con la población toda, etc.
La entrega voluntaria del prófugo extesorero del Estado,  Javier Villarreal, a las autoridades judiciales de Texas, como presunto responsable de los delitos antes mencionados, no es nada ajena a las elecciones; pues mucho tiene que ver con los Moreira I y II,  para tratar de disminuir aunque sea muy poco el enorme agravio que sufrimos los coahuilenses con la mega deuda.
Pues por lo que se ve el gobierno en Coahuila está dispuesto a hacer todo lo que sea necesario, cueste lo que cueste, caiga quien caiga, para no perder la mayoría en el Congreso del Estado, pues sabe que perdiéndola, puede perder la gubernatura en el 2016.
¡Los electores tienen la última palabra! Por lo pronto ¡Benditas sean las elecciones!

rangut@hotmail.com