Amenaza del tesorero municipal

El impuesto predial es el principal y más cuantioso ingreso público que percibe el municipio, de las  personas físicas y morales, privadas y públicas, por ser propietarias o poseedoras de bienes inmuebles –exceptuando a los arrendatarios o inquilinos-, y se cobra con base en el valor que catastro les asigna, conforme a su plusvalía.
Los causantes del impuesto predial, son contribuyentes cautivos; pues la tesorería municipal tiene el padrón de todos esos bienes, y se los cobra  bajo la amenaza de que en caso de no pagarlo, se los embargará; y el que debe pagarse  los primeros días de cada bimestre.
Pero como esta administración municipal que entró el pasado enero no encontró centavo alguno en las arcas públicas, entonces ofreció grandes descuentos por pronto pago –como sucede con todo ayuntamiento a principios de año-, y dio un seguro contra incendio de la casa o edificio, a  los causantes que pagaran por adelantado todo el año, el impuesto predial; lo que los atrajo para que  acudieran en largas filas a pagarlo  por adelantado y por todo el año; sobreponiéndose al intenso frío y contrayendo deudas conintereses, o posponiendo otros pagos, para obtener esos beneficios.
Pero no obstante que fueron decenas de miles los causantes que pagaron el predial durante enero, febrero y marzo, para todo el año;  no se captó lo necesario para poder llegar a la meta de este 2014, que inicialmente el Tesorero Municipal Enrique Mota Barragán, dijo que era de 120 millones, y ahora pretende que sea de 150 millones de pesos; por lo que para alcanzarla acaba de amenazar con hacer un cobro adicional al predial ya pagado, en caso de  que se haga una construcción al inmueble por el que ya lo habían cubierto.
De cumplir esa amenaza el tesorero municipal violaría la garantía constitucional de la irretroactividad de las leyes en perjuicio de los contribuyentes del predial, porque ellos cuando lo pagaron por adelantado no fueron avisados de que se les haría un cobro adicional  en caso de que le hicieran construcciones al inmueble; por lo que contra este acto autoritario se pueden amparar los causantes a los que se les pretenda hacer ese cobro extra.
Pero además de ser inconstitucional este pretendido cobro adicional del predial; también es inhibitorio de la industria de la construcción, que ya de por si está contraída; por lo que ningún causante realizaría construcción alguna a su inmueble, ante el temor de que se le cobre más predial.    
Para hacer este cobro adicional del predial el Tesorero Municipal anunció que se valdrá de la Dirección de Urbanismo, para que le informe sobre los permisos que otorgue para construcciones, a fin de requerir de pago al dueño o poseedor del  inmueble, para que lo cubra.
El funcionario incómodo de la anterior administración municipal, fue el extesorero Pablo Chávez Rossique, el “tesorito” o el  “catrín”,  quien fue el responsable  de que esa administración sea considerada la peor de las peores.
Además de ese “prietito en el arroz”, el tesorero municipal está exponiendo a críticas al alcalde,  por falta de la debida, oportuna y clara transparencia en todo lo relacionado con el manejo de los dineros del pueblo, y de los nombres de todos los que están percibiendo sueldos y honorarios, que no están en las nóminas o que estando son ocultados; amén de los parientes y familiares de los funcionarios municipales, prohibidos por la ley.
Ojalá que en esta administración municipal no se repita el defecto Pablo Chávez Rossique.


rangut@hotmail.com