Cambio de frecuencia

El televisor, 'rey del hogar'

A diferencia de otros aparatos cuya presencia en los hogares ha decrecido como resultado de la convergencia tecnológica, el televisor mantiene una presencia estable en nuestras casas.

Menaje tecnológico

Las encuestas sobre Disponibilidad y Uso de Tecnologías de la Información en los Hogares que ha realizado el Instituto Nacional de Geografía, Estadística e Informática (Inegi) cada año permiten observar la manera en que evolucionó durante los tres lustros recientes el equipamiento hogareño relacionado con las telecomunicaciones y la radiodifusión. Aparatos como el receptor de radio y el de telefonía fija han disminuido su presencia —incluso desaparecido de muchas casas—, mientras que otros como el teléfono celular, la computadora o la conexión para internet y la televisión de paga han crecido considerablemente. 

Según datos del Inegi, en 2001, 90.2 por ciento de las casas en México contaba con aparato receptor de radio; sin embargo, para 2015 la proporción había descendido a 65.8 por ciento.

El porcentaje de hogares con computadora era en 2001 de 11 por ciento y llegó a 45.9 en 2015. El de hogares conectados a internet pasó de 6 por ciento en 2011 a 39.2 en 2015. En todos los casos los datos se refieren a la presencia de estos aparatos en los hogares, no al número de usuarios de cada tecnología.   

Teléfono versátil

En 2001, la telefonía fija alámbrica estaba presente en 40.3 por ciento de hogares, pero en 2015 bajó a 38.9. La telefonía celular, que en 2011 tenía una presencia de 16 por ciento en las casas, se “disparó” y en 2015 ya estaba en 85.1 (el criterio de medición fue que al menos un habitante del hogar contara con celular).

El caso del teléfono fijo es interesante. Según los datos del Inegi, en 2015, 89.3 por ciento de los hogares mexicanos contaba con servicio de telefonía en general tomando en cuenta, de manera conjunta, los dispositivos fijo y móvil; sin embargo, solamente 4.2 de los hogares tenía exclusivamente línea fija, el 50.4 únicamente teléfono celular y 34.7 contaba con los dos tipos de aparato.

Desplazamiento

El desplazamiento del teléfono fijo por el móvil es claro y comprensible, el celular no solo permite la posibilidad de hacer y recibir llamadas de voz, sino de acceder a diversos servicios de telecomunicaciones: navegación por internet, redes sociales, correo electrónico, mensajes, servicios bancarios, además de la posibilidad de tomar videos y fotografías, grabar y reproducir audios, y operar como receptor portátil de radio.

El tradicional teléfono fijo carece de esa capacidad y a estas alturas lo más valioso que posee es su línea de conexión, la cual, por cierto, ya no le es exclusiva y sirve para prestar a través de ella otros servicios.

Analógico y digital  

Por su parte, el receptor de televisión es un aparato muy versátil y fundamental en la época de la convergencia; de ahí su presencia casi universal en los hogares mexicanos.

Al televisor analógico todavía se le puede “sacar jugo” después del apagón dotándolo de un convertidor para recibir la señal digital; asimismo, la tv de paga puede verse en estos aparatos debido a que las empresas prestadoras del servicio envían a los hogares una señal convertida que puede ser captada por ellos.

Presencia universal

Y, por supuesto, los televisores digitales, en especial los smart tv, tienen una gran versatilidad: captan señales de televisión  abierta o de paga, pueden conectarse a la red para acceder a servicios OTT, como Netflix, son susceptibles de ser utilizados como monitores para reproducir en ellos videos, películas o fotografías con la ventaja de que pueden verse en un formato superior en tamaño a la pantalla de un celular o una computadora, sirven para jugar videojuegos, y hasta para el trabajo profesional de editar audio y video.

Según cifras del Inegi, en 2001 la presencia de aparatos de televisión en los hogares mexicanos era de 90.2 por ciento, el mismo porcentaje de aparatos de radio, pero en 2015 la proporción había subido a 93.5 por ciento. En 2001, 14 por ciento de los hogares tenía conexión a tv de paga, mientras que en 2015 el porcentaje llegó a 43.7. El televisor sigue siendo el rey dentro del equipamiento hogareño, pero ya se le acerca el celular.