Cambio de frecuencia

La ética en Televisa y Azteca

En un plazo no mayor a 180 días a partir de que la Ley Federal de Telecomunicaciones y Radiodifusión entre en vigor —lo cual ocurrirá la próxima semana—, el Instituto Federal de Telecomunicaciones (Ifetel) publicará los lineamientos a los cuales “se deberán ajustar” los códigos de ética que obligatoriamente expedirán los concesionarios de radio y televisión, tanto los que manejen medios comerciales como los que operen públicos o sociales. Así lo indica el artículo 256 donde se establece, además, que esos lineamientos: 1) “Deberán asegurar el cumplimiento de los derechos de información, de expresión y de recepción de contenidos en términos de lo dispuesto en los artículos 6° y 7° de la Constitución”, y 2) deberán “garantizar que los concesionarios… cuenten con plena libertad de expresión, libertad programática, libertad editorial y se evite cualquier tipo de censura previa sobre sus contenidos”. 

Autorregulación dirigida

Éste es uno de los varios aspectos paradójicos que tiene la nueva legislación. Por una parte se otorga a los concesionarios la facultad de “autorregularse” a través de un código de ética propio —algo que los empresarios de radio y tv pidieron siempre—, pero al mismo tiempo se ordena que una institución del Estado —el Ifetel— les diga cómo hacerlo, les dé “línea”.    

Será interesante conocer los lineamientos que dicte el Ifetel y compararlos con los códigos de ética que tienen desde hace años diversas televisoras y radiodifusoras, así como  instituciones vinculadas a estos medios, por ejemplo la Cámara Nacional de la Industria de Radio y Televisión (CIRT). ¿Esos códigos ya existentes se ajustarán a lo que diga el Ifetel o los medios que ya han elaborado sus códigos tendrán que cambiarlos para cumplir con las exigencias de la autoridad?

Código obligatorio

En el caso de la radio y la tv mexicanas hay varios medios, tanto  comerciales como públicos, que tienen un código de ética: los canales 11 y 22, el IMER y Radio Educación, en el caso de los públicos, así como MVS y Grupo Imagen (en ambos casos elaborados para sus departamentos de noticias). Y quizá pueda parecer sorprendente, porque no se habla mucho de ello, pero también Tv Azteca y Televisa tienen el suyo.

En el caso de Televisa, su código (http://i2.esmas.com/documents/2012/07/19/2648/cdigo-de-etica.pdf) no contiene alusiones detalladas con respecto a los contenidos que la empresa transmite, se trata de lineamientos generales para ser seguidos por el personal de todas los áreas, no solo por quienes se ocupan de los contenidos. En el código se indica que el objetivo fundamental de Televisa (su “misión”) es “satisfacer las necesidades de entretenimiento e información de nuestras audiencias, cumpliendo a la vez con nuestras exigencias de rentabilidad a través de los más altos estándares mundiales de calidad, creatividad y responsabilidad social”.

Para cumplir con la nueva ley, Televisa tendrá que elaborar un código donde especifique sus compromisos en materia de contenidos.

Criterios informativos

Por su parte, Tv Azteca tiene un  código de ética (http://omarraulm.com/?page_id=979) que sí hace referencia a contenidos e incluye una sección titulada “Criterios informativos”, donde se compromete a:

 “1) Presentar información verdadera, oportuna y objetiva; 2) confirmar la información con fuentes fidedignas; 3) guardar la confidencialidad de las fuentes; 4) presentar integralmente los puntos de vista de las personas o grupos involucrados y no una sola visión; 5) no difamar; 6) no distorsionar la información; 7) respetar la vida íntima de las personas: nos oponemos a invadir sin motivos razonables la vida privada de los individuos, aun en el caso de ciudadanos con actividad o función pública; solamente abordaremos episodios personales cuando interfieran con el bien común; 8) no presentar opinión como información; 9) desmentir la información incorrecta; 10) no dar información que pueda poner en peligro la integridad física y moral de las personas; 11) no suprimir información; 12) otorgar crédito al utilizar materiales de otros; 13) no aceptar dinero o regalos en el desempeño profesional; 14) cláusula de conciencia: todos los colaboradores tenemos el derecho de rehusarnos a realizar un trabajo cuando consideremos que su contenido o su orientación violan nuestros principios o creencias; 15) distinguir entre presionar y acosar irresponsablemente al entrevistado”.  

No cumplió

Quizá en la parte informativa, el código de Azteca se apegue a los lineamientos que emita el Ifetel, pero ojalá cumpla sus compromisos porque todavía se recuerda el vergonzoso episodio ocurrido en mayo de 2008 cuando la televisora del Ajusco incidió en la vida privada del político panista Santiago Creel (https://www.youtube.com/watch?v=_Y8V6mecVdw) para “revelar”, violando el punto número 7 del código, que el entonces senador tuvo una hija con la actriz Edith González.