Cambio de frecuencia

Radio UNAM después de Perelló

El único beneficio que podría tener el affaire protagonizado por Marcelino Perelló hace un par de semanas sería que el episodio produjera un sacudimiento en las alturas de la burocracia universitaria, incluida la dirección de la emisora, para promover, por fin, cambios que le regresaran el protagonismo que, se dice, tuvo en la década de 1960 y de cuyo recuerdo aún vive. Hace muchos años que Radio UNAM parece inmóvil en el tiempo.

Todavía existe  

Por lo pronto, el affaire Perelló hizo recordar que Radio UNAM aún existe y obligó a su director, Benito Taibo, a aparecer públicamente para bosquejar el proyecto que desarrollará al frente de la emisora. Taibo debió haberlo presentado hace muchas semanas —fue designado en diciembre de 2016—, pero, como sabemos, los directores de TV UNAM y Radio suelen tomarse, cuando llegan al cargo, varios meses para conocer la situación del medio que van a encabezar y aproximadamente medio año después presentar un proyecto.

El lunes de esta semana, Benito Taibo anunció sus planes para Radio UNAM. Probablemente iba a hacerlo dentro de varias semanas, cuando se acercara el octogésimo aniversario de XEUN —salió al aire el 14 de junio de 1937—, pero quizá las críticas que recibió a raíz del caso Perelló lo obligaron a hacerse presente. 

¿Y el director?

Debido a que las palabras por las cuales Marcelino Perelló fue echado de la emisora salieron al aire el 28 de marzo y tanto la UNAM como Taibo reaccionaron hasta el 7 de abril, una vez que el escándalo estalló en las redes sociales, hubo quienes preguntaron “¿dónde estaba el director de Radio UNAM cuando sucedieron los hechos?”

El pasado lunes 17, la UNAM emitió un comunicado con declaraciones de Benito Taibo sobre el futuro inmediato de la emisora universitaria que, como se sabe, opera dos frecuencias en la Ciudad de México: XEUN AM, 860 KHz, con potencia autorizada de 45 mil watts en el día y 10 mil en la noche, y XEUN FM,  96.1 MHz, con potencia de 100 mil watts. También tiene salida a través del sitio www.radiounam.unam.mx.

Igual a sí misma   

Pese a que su director dejó entrever que tiene un proyecto para Radio UNAM, no quedó claro en qué consiste; más aún, dejó la impresión de que la nueva administración comparte la postura autocomplaciente sus antecesoras: “Radio UNAM solo debe parecerse a sí misma, alejarse de todas las posibles limitaciones o ejemplos que hay en el resto del cuadrante”. O sea que la cápsula en que ha vivido esta emisora no debe romperse para que pueda nutrirse de  otras experiencias radiofónicas de México y el mundo.  

También queda la impresión de que, una vez más, se acude a la nostalgia para exaltar una presunta grandeza que, si se tuvo, se ha perdido: “Es una radio por donde han pasado todas las voces de la gran inteligencia de este país, y no solo de la cultura y el arte, sino de la ciencia…. En 80 años hemos sido parte importantísima de la historia contemporánea…, las últimas ocho décadas ha pasado por nuestros micrófonos toda la inteligencia nacional, la parte crítica. Recordemos a Miguel Ángel Granados Chapa, a Tomás Mojarro”, dijo el director de Radio UNAM.

Paso a pasito

Según Benito Taibo la radiodifusora deberá renovarse, aunque no dijo como: “Debe ser una suerte de escuela formadora; de aquí deben emerger nuevas voces, técnicos, productores, músicos, guionistas”. También afirmó que esa radiodifusora “debe responder a los intereses de la comunidad universitaria de la mejor manera posible”, pero tampoco dijo cuál es esa manera. Y concluyó: “Hacemos estudios de los radioescuchas y qué es lo que necesitan”. Ojalá Taibo haga públicos dichos estudios.

Anunció que este año habrá en las frecuencias de 860 AM y 96.1 FM nueva programación y se cambiará el vestido radiofónico, pero hay que ir paso a pasito: “Va a ir pausadamente, pero en septiembre estará lista, con rúbricas y los perfiles sonoros de ambas frecuencias… las cuales tendrán un perfil sonoro distinto”.

Más allá de estas vaguedades, el director de Radio UNAM se abstuvo de mencionar dos asuntos pendientes que tiene la emisora: la transición de sus dos frecuencias (860 de AM y 96.1 de FM) del régimen de permiso al de “concesión para uso público”, y la autorización para transmitir en formato digital (HD Radio), ámbito en el que se ha quedado lastimosamente rezagada.