Cambio de frecuencia

Televisa: “poder sustancial” en tv de paga

Mañana —o el lunes si los comisionados deciden considerar ese día como parte del fin de semana— el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) deberá iniciar la investigación para determinar si hay “agentes económicos con poder sustancial en cualquiera de los mercados relevantes de los sectores de telecomunicaciones y radiodifusión”.

Así lo indica la Ley Federal de Telecomunicaciones y Radiodifusión (LFTR, artículo 39 transitorio), que concede al IFT un plazo de 30 días naturales, a partir de la entrada en vigor de la ley (13 de agosto de 2014), para realizar esa investigación que necesariamente involucrará a Televisa.

Claro dominio

Entre los “mercados relevantes” a investigar, dice el artículo transitorio, deberá incluirse el “nacional de audio y video asociado a través de redes públicas de telecomunicaciones”; es decir, la televisión de paga, en la que el consorcio de la familia Azcárraga ejerce un claro dominio: Televisa controla 64.3 por ciento a través de sus filiales Sky, Cablecom (recientemente adquirida), Cablevisión, Cablevisión Monterrey y Cablemás.

Muy atrás se encuentran empresas como Megacable (14.8 por ciento), Dish (11 por ciento) y Telecable (2.3 por ciento).

El artículo 264 faculta al IFT para determinar la existencia de agentes económicos con “poder sustancial” siguiendo una compleja mezcla de disposiciones contenidas en esa ley y en la Ley Federal de Competencia Económica (LFCE).

Mezcla de leyes

Según el artículo 59 de la LFCE, para determinar si un agente económico tiene “poder sustancial en un mercado” la autoridad deberá considerar los siguientes elementos:

1) Si la participación de un agente en el mercado determina la fijación de precios o restringe el abasto de insumos sin que los “agentes competidores” puedan “contrarrestar dicho poder”.

2) Los “indicadores de ventas, número de clientes, capacidad productiva, así como cualquier otro factor que considere pertinente”.

3) La existencia de “barreras de entrada” a competidores en ese mercado atribuibles a la presencia del presunto “agente con poder sustancial”.

4) El “poder” que tienen los competidores respecto a ese agente, así como su “comportamiento reciente” en el mercado.

5) Si existen posibilidades reales de acceso a insumos para todos los competidores, o la presencia del presunto agente “con poder sustancial” lo inhibe.

Medidas asimétricas

Si Televisa llegara a ser considerada “agente con poder sustancial” en el mercado de televisión de paga, podría ser objeto de medidas “asimétricas”; por ejemplo, no sería beneficiada con el principio de libertad que la LFTR otorga a los concesionarios para determinar las tarifas de sus servicios (artículos 204 y 205); en cambio, debería “cumplir con la regulación específica que en materia de tarifas le imponga el Instituto”.

En ese caso, el IFT tendría que dar a conocer públicamente las tarifas impuestas al agente con “poder sustancial” para informar a los consumidores.

Asimismo se haría acreedora a multas y sanciones si, por ejemplo, se determinara que su poder sustancial genera “barreras de entrada” a más competidores o si obstaculiza a los existentes el acceso a insumos necesarios.

Concentración y diversidad

¿Cuál será la resolución que el IFT dé a este caso? Lo sabremos, quizá, en algunos meses; por lo pronto llama la atención el alto grado de concentración que existe en México dentro del mercado de la televisión pagada, si se compara con la diversidad que existe en otros países.

La Subsecretaría de Telecomunicaciones Chile, por ejemplo, acaba de publicar cifras al respecto: VTR Globalcom (36.5 por ciento), Telefónica Multimedia (20.1), Claro (17.5), DirecTV (16.3), Entel (2.9), Pacífico Cable (2.8), Telsur (2.8), GTD (0.8), Cable Central (0.3) y TuVes (0.3). Son una decena de operadores y ninguno con más de 50 por ciento del dominio.

Microonda: Cifras del IFT

Los comisionados del Instituto Federal de Telecomunicaciones tienen, sin duda, una agenda de temas a resolver muy pesada para este año y el que viene. Lo bueno para ellos es que tanto trabajo será recompensado con muy buenas percepciones económicas.

De aprobarse el Presupuesto de Egresos de la Federación enviado al Congreso de la Unión por la Secretaría de Hacienda, el comisionado presidente del IFT percibirá en 2015 ingresos por 3 millones 381 mil 395 pesos de los cuales 2 millones 441 mil 856 pesos corresponderán a salario (203 mil 488 pesos mensuales) y el resto a prestaciones diversas. Los otros seis comisionados recibirán un ingreso de 3 millones 320 mil 764 pesos, de los cuales 2 millones 395 mil 98 serán por concepto de salario (199 mil 591 pesos al mes).

Para 2015, el IFT ejercerá un presupuesto de 2 mil millones de pesos, según la propuesta que Hacienda envió al Congreso.