Cambio de frecuencia

TV: la era 'multipantalla'

Pese a los vaticinios sobre su muerte expresados en diferentes momentos, ninguno de los grandes medios de comunicación surgidos en el siglo XX ha desparecido.

La televisión no mató al cine ni a la radio, como sostuvieron futurólogos a mediados del siglo pasado. Lo que sí ocurrió con todos los medios es que su lenguaje, tecnología y consumo evolucionaron. Por ejemplo, el aparato receptor de tv pasó por los sistemas de bulbos, los de transistores, los de circuitos integrados; por la pantalla en blanco y negro, la cromática, la de proporción 4:3, la de 16:9; por sistemas analógicos y digitales; por la alta definición y los formatos 3D y 4K.

TV INTELIGENTE

En su más reciente transformación —que no será la última— el televisor se volvió inteligente y pasó a llamarse smart tv, con capacidad para captar las transmisiones realizadas a través del espectro radioeléctrico o por cable, pero también para ser conectado a internet y navegar en la red, interactuar en las redes sociales, jugar en línea o a través de una consola y para ver videos o películas vía streaming.

El televisor no ha muerto, pero ya no es el único aparato que utilizamos. Ahora comparte esa función, que por mucho tiempo le fue exclusiva, con otras pantallas, algunas móviles y tan pequeñas que se pueden cargar en el bolsillo. Smartphone, tablet, laptop y smart tv forman parte de la era multipantalla.

SALIDAS DIVERSAS

Las televisoras en todo el mundo se preparan para adaptarse a esta nueva realidad en la que coexisten dos tipos de producto: el de audio y video transmitidos "a distancia" (es decir, la televisión propiamente dicha, sea abierta o restringida); y el que circula por internet o está almacenado en la nube para ser descargado a través de cualquier dispositivo digital.

Las entidades de televisión entienden la multipantalla como la posibilidad de que sus contenidos tengan diversas "salidas", ya no solo la del televisor, sino la que ofrecen los dispositivos móviles, porque hay un sector creciente de la población que consume audio y video a través de éstos.

NUEVO PARADIGMA

Sin embargo, ninguna televisora ve a las segundas pantallas como sustitutas del televisor; sino como parte de la convergencia digital: hay que buscar salidas para los contenidos a través de todas las pantallas.

Así lo ven, por ejemplo, en Televisa, que ha comenzado a buscar las segundas pantallas con series como Logout o la reciente versión de Big brother.

Manuel Gilardi, vicepresidente Digital y de Nuevos Medios de Televisa declaró hace poco: "(Hay) un cambio de paradigma. La gente consume tv pero de forma diferente, con los móviles y tabletas a su lado. La estrategia es organizar un tipo de contenido que permita una interacción hacia segundas pantallas... Internet dejó de ser 'otro' negocio y ahora es una extensión del core business (actividad principal) de la compañía que es ser generadores de contenidos" (Prensario Internacional, no. 263, enero de 2016). Para esa empresa "cambió el paradigma", pero ni la televisión ni el televisor han muerto.

"SMARTPHONE", LIDER

Diversos estudios muestran los cambios que se están registrando en el consumo de video. Uno reciente es el realizado por Internet Media Services (IMS) y comScore, llamado "IMS Video in LATAM" que ofrece datos interesantes sobre el consumo de video digital en Brasil, México, Argentina, Colombia, Chile y Perú. Algunos datos:

En esos países (considerados de manera conjunta), el consumo semanal de medios es el siguiente: Internet, 10.2 horas; televisión, 5.4 horas; radio 3.8 horas; diarios 1.9 horas; revistas 1.7 horas. El crecimiento de internet es notable, pero los otros medios no han muerto.

La gente que consume video lo hace a través de los siguientes recursos (los encuestados señalaron más de uno): samartphone 87%: laptop, 80%; tv tradicional (no "inteligente"), 75%; computadora de escritorio, 72%; smart tv, 61%; tablet, 57%; teléfono celular "tradicional", 47%; otros, 8%.

MY TIME IS PRIME TIME

Un dato interesante entre los muchos que aporta el estudio es el siguiente: cuanto más corta es la duración del contenido, más pequeña es la pantalla utilizada para mirarlo.

Los consumidores prefieren ver videos musicales, videos generados por usuarios o tutoriales usando smartphones y tablets, mientras que para películas y series prefieren la smart tv y computadoras.

Los tiempos están cambiando; como dice Gastón Vautier, director de Investigación de IMS: "El 'my time' es el nuevo 'prime time', porque ya no importa tanto el horario o el canal por el que se transmita el contenido, sino qué quiero ver ahora y qué dispositivos tengo aquí para verlo". Eso está cambiando la forma de producir y de ver televisión.