Cambio de frecuencia

Regalo frustrado: Neil Young vs MP3

Desde el primer semestre de 2014 hice cálculos económicos para poder regalarme esta Navidad un pono player, reproductor de música grabada que su creador, el gran Neil Youg, anunció que pondría a la venta el otoño de 2014 en Estados Unidos. “Si allá sale en octubre, quizá para diciembre ya lo tengamos por acá”, pensé.

PONO PLAYER

El pono player es resultado de un proyecto que Neil Young llamó inicialmente Pure tone (tono puro) y consiste en un reproductor portátil de música grabada capaz de funcionar en diversos formatos, no solo en MP3, y permite al escucha más exigente apreciar toda la gama de sonidos presentes en una grabación, algunos de los cuales son suprimidos cuando la música es presentada en los llamados “formatos con pérdida”, como el MP3, que proporcionan una versión “comprimida” de la grabación, dejan fuera algunos sonidos considerados “prescindibles” o “no fundamentales”.

La aspiración de Neil Young es que el escucha pueda apreciar una sesión de grabación, sea “en vivo” o en estudio,  con todos los sonidos que se generaron en ellas, sin pérdida. En su libro de memorias, publicado en español con el título El sueño de un hippie (Malpaso Ediciones, Barcelona, 2014) Young expone su entusiasmo “ante la perspectiva de que los oyentes puedan disfrutar la misma calidad de sonido que los artistas cuando grabaron los originales en el estudio”.

FORMATO CON PÉRDIDA

El formato MP3 comprime el sonido con el fin de que la mayor cantidad de audio posible pueda caber, con una determinada cantidad de Hertz, dentro de un archivo de audio. Al concluir una grabación digital en un estudio profesional, se obtiene generalmente audio con una “velocidad de muestreo” de 96 KHz y 32 bits en donde quedan registrados prácticamente todos los sonidos que nuestros oídos puedan percibir; sin embargo, esa grabación es comprimida a 44.1 KHz y 16 bits, que es el estándar mundial para los discos compactos o CD’s. Un archivo con estas características también puede ser grabado en formato MP3 que, dada su ligereza, podemos enviar por la red a nuestros amigos o guardar, en una memoria USB o en un reproductor portátil, como el Ipod, donde podemos grabar, dependiendo la capacidad de ese gadget, incluso miles de canciones.

En la actualidad, prácticamente todos los equipos reproductores de audio están diseñados para funcionar a 44 KHz y 16 bits, por lo cual si quisiéramos escuchar una grabación de esa característica a una resolución mayor, no podríamos hacerlo.

ALTA RESOLUCIÓN

Precisamente ésa es la intención del líder de Crazy Horse y ex integrante de Buffalo Springfield y Crosby, Stills, Nahs & Young con el pono player: ofrecer a los aficionados a la música un gadget diferente, que pueda reproducir grabaciones en diversos formatos, desde el MP3 hasta formatos sin pérdida, incluso con “velocidad de muestreo” de 192 Khz o mayor. De tal manera que quienes se conformen con el sonido limitado del MP3 puedan usarlo, pero también aquellos que desean volver a disfrutar de grabaciones sin pérdida.

En su libro de memorias, Young escribió: “Las resoluciones (del pono player) son 192 KHz y 384 KHz. A 192 ya se encuentra disponible y en 384 en breve, y en un futuro no muy lejano (…) podría llegar a ofrecer ambas resoluciones. Pure tone (y pono player), para profanos y para audiófilos por igual, garantiza la máxima resolución posible en digital, y así lo certficarán el artista y la óptima calidad del master original en el estudio de grabación”.

AUDIO SIN PÉRDIDA

El proyecto, como puede verse es interesante y ambicioso. Se considera que una grabación en MP3 tiene una pérdida de entre 12 y 15 veces con respecto al audio del master original obtenido en el estudio. Young quiere que los escuchas puedan tener una percepción de audio completa.

El punto a reflexionar es: ¿cuántas personas se dan cuenta de que su grabación MP3 tiene pérdida con respecto al master original de estudio o con respecto a formatos digitales “sin pérdida”?, ¿a cuántas les preocupa esa “pérdida” si nunca conocieron el master?, ¿cuántas desearían acceder a grabaciones con resolución de 192 KHz o más en lugar de 44.1 KHz?

Quizá porque el pono player no es un producto para las masas su salida al mercado en octubre de 2014 no se llevó a cabo (o quizá sí salió en Estados Unidos, pero en México es seguro que no ha llegado). 

DUEÑA DEL MERCADO

Ya son varias las generaciones de escuchas que nacieron en la era del CD y el MP3 y no han conocido otra forma de oír música. A esa realidad tiene que enfrentarse el sueño de Neil Young. Y también al predominio de los reproductores Apple, hoy dueña de ese mercado y a la cual, seguramente, no le hace gracia que alguien quiera alterar la forma de escucha impuesta por ella.

Ojalá el pono player salga algún día y que llegue a México. A ver si puedo regalármelo la próxima Navidad.