Cambio de frecuencia

Radio 13: mentiras del concesionario

En abril de este año, Radio 13 (1290 KHz en el Distrito Federal) dejó de transmitir porque, según su concesionario, Carlos Quiñones Armendáriz, la banda de AM “ya no es negocio”. Así lo expuso en su cuenta de Twitter el 31 de mayo: “La salida del aire de Radio Trece 1290 AM. Se debe estrictamente a temas financieros, no hay mercado para AM”.

El 30 de junio publicó una carta dirigida a Enrique Peña Nieto, Miguel Ángel Osorio Chong, Gerardo Ruiz Esparza, al Congreso de la Unión, a la Suprema Corte de Justicia y a todos los comisionados del Instituto Federal de Telecomunicaciones (Ifetel), en la que reiteró su percepción sobre la crisis de la AM (“es obsoleta”, “no hay presupuestos para publicidad”, “no hay audiencia”; “la calidad del sonido es mala”) y pidió una frecuencia de FM.

FUERA DEL AIRE

La pregunta que surgió en ese momento fue si el señor Quiñones pidió al Ifetel autorización para sacar del aire a Radio 13 y, sobre todo, cuál fue su argumentación, porque el artículo 157 de la Ley Federal de Telecomunicaciones y Radiodifusión (LFTR) no considera entre las causas para dejar de transmitir el hecho de que la AM esté en crisis. Según ese artículo:

“El concesionario (…) tiene la obligación de garantizar la continuidad del servicio público de radiodifusión, por lo que no podrá suspender sus transmisiones, salvo por hecho fortuito o causa de fuerza mayor. El concesionario deberá justificar ante el Instituto (…): I. La causa que lo originó; II. El uso, en su caso, de un equipo de emergencia, y III. La fecha prevista para la normalización del servicio”.

FALLAS TÉCNICAS

Al notificar al Ifetel la interrupción de transmisiones, Quiñones adujo fallas técnicas; nunca mencionó la crisis en AM. Sobre este asunto, a pregunta expresa, la Unidad de Transparencia del Ifetel respondió:

“Mediante escrito de fecha 4 de mayo de 2015, Carlos de Jesús Quiñones Armendáriz, concesionario de la frecuencia 1290 kHz, estación de radio con distintivo de llamada XEDA-AM de México, Distrito Federal, hizo del conocimiento de este Instituto que el día viernes 1 de mayo de 2015 se suspendieron transmisiones, indicando que debido a una fuerte variación en el voltaje se quemó la línea principal de acometida de energía eléctrica y dañó los aparatos de regulación de voltaje y calibración de equipos, así como parte de la fuente de alimentación del equipo transmisor; señalando que la normalización del servicio tendría lugar como fecha máxima el 15 de mayo de 2015”.

Es decir, públicamente, en su Twitter y en la carta, el concesionario dijo una cosa, pero al Ifetel le dijo otra.

JUICIO PERDIDO

El Ifetel respondió al concesionario el 18 de junio que, en tanto éste no le había notificado sobre la reanudación de transmisiones, le “requería” que en un plazo no mayor a 10 días hábiles informara cuándo se reiniciarían.

El 6 de julio de 2015 —continúa la respuesta— “el concesionario informó que la juez Vigésimo Séptimo de lo Civil del H. Tribunal Superior de Justicia del Distrito Federal, dentro de la sentencia definitiva dictada al Juicio de Controversia de Arrendamiento seguido por ALDES MEX SA de CV, contra el GRUPO RADIO TRECE NACIONAL SA de CV, ANTES RADIO NOTICIAS 1290, condenó a la parte demandada a desocupar y entregar el inmueble en el que se encontraba instalada la planta de transmisión de la radiodifusora que nos ocupa y que a efecto de dar cumplimiento a la sentencia antes citada se procedió a iniciar la desinstalación de los equipos y enseres necesarios para la transmisión completando dichos trabajos el 27 de mayo del año en curso y solicita se autorice la operación y transmisión de la estación”.

Lo anterior no se conocía públicamente: a Radio 13 se le “condenó” a  desocupar el inmueble donde estaba su transmisor y pidió difundir desde sus estudios. Lo que evitó decir al Ifetel es que lo haría por internet —así lo hace  actualmente— y no, como lo obliga su concesión, a través del espectro radioeléctrico.

CONCESIÓN EN RIESGO

¿Cuál es la situación actual de Radio 13? Respuesta del Ifetel: “El Instituto no ha otorgado autorización alguna en materia de suspensión de transmisiones de la referida frecuencia concesionada, se encuentra en análisis a efecto de resolver lo conducente”. El artículo 157 de la LFTR dice en su último párrafo: “La persistencia de la suspensión del servicio más allá de los plazos autorizados podrá dar lugar a las sanciones correspondientes y, en su caso, a la revocación de la concesión”.  

La de Radio 13 concluye, según registro del Ifetel, el 2 de julio de 2016. Si Carlos Quiñones quiere refrendarla y luego aspirar a una frecuencia de FM tendría que volver a transmitir de inmediato, pero en los 1290 KHz, no en internet. Claro, si el Ifetel no decide antes revocar la concesión.