Cambio de frecuencia

"El Piojo", estrella mediática

En contraste con Ricardo La Volpe, a quien varios periodistas no le perdonan haberlos llamado ignorantes en materia futbolera y le cobran la afrenta cada vez que pueden, Miguel Herrera vive un romance con las cámaras, los micrófonos y las portadas en impresos. Mientras en su periodo como director técnico de la selección mexicana La Volpe se mostró reacio a aparecer en los medios y dio entrevistas por obligación, Herrera las concede sin problema, hace spots comerciales y protagoniza “especiales” sobre su vida en las principales televisoras.

“PIOJOMANÍA”

El domingo pasado Televisa volvió a exhibir “Un piojo llamado… Miguel Herrera”, reality show donde el director técnico de la selección mexicana aparece en sus actividades diarias y convive con su familia, amigos y compañeros de trabajo; por su parte, Tv Azteca transmitió una emisión especial de “Historias engarzadas” dedicada al mismo personaje. Solo dos ejemplos de las múltiples apariciones de Miguel Herrera en los medios.

El “técnico nacional” vive su momento mediático y económico. Según la revista Forbes (mayo-junio de 2014), Herrera recibió 200 mil dólares por dirigir los dos partidos de “repechaje” contra Nueva Zelanda, donde México obtuvo su clasificación al Mundial, y posteriormente firmó un contrato con la Federación Mexicana de Futbol (Femexfut) por 2.7 millones de dólares anuales para dirigir a la selección en el periodo 2014-2018, que incluye los mundiales de Brasil y Rusia, claro sujeto a resultados.   

IMAGEN COMERCIAL

Adicionalmente El Piojo —según el especialista en análisis de negocios deportivos, Luis Ramón Carazo, entrevistado por Forbes— ganará por lo menos 5 millones de dólares por la grabación de spots comerciales durante la actual temporada mundialista. La habilidad de Herrera para la explotación de su imagen se refleja en el hecho de que varios de esos anuncios fueron realizados para marcas que no son patrocinadores de la selección mexicana; en ellos se ostenta simplemente como Miguel Herrera, no como director técnico del equipo nacional,  por lo tanto el dinero es para su cuenta bancaria, no para las arcas de la Femexfut. 

¿Merece Herrera ser criticado por aprovechar económicamente su momento mediático? Es normal que lo haga estando inmerso en un negociazo millonario en dólares donde los jugadores y él son protagonistas.

NEGOCIO MILLONARIO

Los ingresos de la Femexfut por la explotación de la selección nacional serán de 259 millones de dólares en el periodo 2012-2014, únicamente por patrocinios y partidos jugados en Estados Unidos.

Por si fuera poco, recibirá 8 millones de dólares por parte de la FIFA solo por la participación de México en el Mundial y 1.5 millones para “gastos de preparación”. Si la selección llega a octavos de final la cifra se elevaría a 9 millones de dólares, si se “cuela” al añorado “quinto partido” (cuartos de final) serían 14 millones; pero si “hace historia” y llega a semifinales las cifras se incrementarían: el equipo que ocupe el cuarto lugar en Brasil 2014 recibirá 20 millones de dólares y el tercer lugar 22 millones. Si ocurriera lo que para muchos sería un milagro y nuestro equipo alcanza la final, la Femexfut  se embolsaría 25 millones si pierde y 35 millones si se corona campeón del mundo.

HASTA EN LA SOPA

Quizá se le podría criticar a Herrera su excesivo protagonismo y su voracidad comercial, pero ni hablar: no es dinero público el que percibe y si hay quien le pague por aparecer en los medios a toda hora, está en libertad de explotar su imagen, aunque a muchos no les guste verlo hasta en la sopa.

Se dice que Herrera “salvó” un negocio que podría llegar a los 900 millones de dólares en este mundial incluyendo derechos por transmisiones televisivas, patrocinios, compras en tiendas de autoservicio y hasta consumo en restaurantes y bares (Mundo Ejecutivo, junio 2014). En rigor futbolístico, Víctor Manuel Vucetich, quien dirigió efímeramente a la selección mexicana y luego fue desechado, también lo habría salvado. También, por supuesto, Luis Fernando Tena, el técnico que hizo a México campeón olímpico en futbol.

MÁS ALLÁ DE BRASIL

Pero Tena y Vucetich son hombres de bajo perfil, quizá demasiado “serios”, nada que ver con la inclinación de Miguel Herrera al espectáculo mediático, cualidad que encanta a televisoras y patrocinadores. Por eso es muy probable que El Piojo sobreviva el Mundial de Brasil como técnico de la selección mexicana. Solo una actuación miserable, con goleadas incluidas, haría que saliera del cargo. Si México no pasa la primera ronda pero tiene una actuación “digna”, o si se queda, como ha sucedido en los últimos cinco mundiales, en la antesala del “quinto partido”, se podrá argumentar que “no tuvo suficiente tiempo para trabajar”.

Pero “si la suerte lo acompaña y la selección hace historia”, tendremos al Piojo Herrera como estrella mediática por varios años.