Cambio de frecuencia

Peña Nieto a televisoras: “Conciliar”

Un gran reto del gobierno de Enrique Peña Nieto es conciliar los intereses de las empresas de radiodifusión y telecomunicaciones en el marco de una reforma constitucional que dejó cabos sueltos, sujetos a interpretaciones, presiones, enfrentamientos y negociaciones; es irrelevante si las reuniones para hacer acuerdos se llevan a cabo en
 Valle de Bravo, en oficinas gubernamentales, empresas, restaurantes o en cubículos de legisladores.

Obligación constitucional

Quizá en las próximas horas o días tengamos, a propósito del multicitado tema del must offer- must carry, el primer ejemplo de cómo gobierno y empresarios del sector concilian intereses y llegan a acuerdos para sacar adelante la reforma en telecomunicaciones y las leyes secundarias.

Recordemos que el Instituto Federal de Telecomunicaciones (Ifetel) dio a conocer en noviembre del año pasado un documento con los “lineamientos generales” para la aplicación del must offer-must carry, el cual sometió a “consulta pública” y ayer determinaría si lo mantiene en sus términos o lo modifica. ¿Qué dice el documento y en qué sentido podría ser modificado?

Subraya lo siguiente: “La obligación por parte de los Concesionarios de Televisión Restringida consistente en retransmitir Señales Radiodifundidas… genera el derecho de realizar dicha retransmisión sin necesidad de contar con manifestación de voluntad alguna por parte del Concesionario de Televisión Radiodifundida, pues dicha figura jurídica y regulatoria forma parte de la prestación de servicios públicos de interés general… en consecuencia, la actualización de dicha obligación constitucional no se encuentra sometida a un acuerdo de voluntades entre los concesionarios”.

Subir y bajar

Podría pensarse que esto favorece a Dish, que decidió “subir” a su oferta —sin “acuerdo de voluntades” con Televisa y Azteca— los canales 2, 5, 7, 9 y 13. Sin embargo, el documento contiene elementos que podrían hacer que la filial de MVS se vea obligada a “bajar” canales.

Según el documento, los canales abiertos que tienen cobertura de “50 por ciento o más” y por lo tanto, según lo dispuesto por la reforma en telecomunicaciones,  que deben ser retransmitidos obligatoriamente por los sistemas DTH o satelitales (Dish y Sky) son 2, 5, 7 y 13: “Los Concesionarios de Televisión Restringida Vía Satélite —dice el texto— deben retransmitir obligatoriamente las Señales Radiodifundidas identificadas con los nombres comerciales Canal de las Estrellas, Canal 5, Azteca 7 y Azteca 13”.

Dish se sirvió con la cuchara grande y subió también el 9, pero si los lineamientos fueran aprobados, tendría que bajar la señal de ese canal. Incluso existe la posibilidad de que baje el 5 y el 7, porque Azteca y Televisa impugnaron la metodología del Ifetel para determinar cuáles son los canales con una cobertura mayor a 50 por ciento del territorio nacional.

Territorio nacional

Para determinar esa cobertura, el Ifetel decidió considerar únicamente aquellas partes del territorio que están habitadas y dejar fuera desiertos, selvas y mar territorial. El documento afirma que “resulta inaplicable para el caso que nos ocupa la definición de territorio nacional contenida en el artículo 42 de la Constitución…”. Televisa y Azteca sostienen que la Constitución no está sujeta a interpretación y por lo tanto hay que ceñirse al texto del 42, donde se indica que el territorio nacional comprende los estados de la Federación y el DF; las islas, arrecifes y cayos; la plataforma continental y los zócalos submarinos de las islas, las aguas de los mares territoriales y el espacio situado sobre el territorio nacional.

Si la postura de las televisoras tiene éxito, es probable que el Ifetel reconsidere y determine que solamente los canales 2 y 13 cubren más de 50 por ciento del territorio nacional. Dish tendría que bajar 5 y 7.

Derechos de autor

Finalmente está el asunto de los derechos de autor. Televisa y Azteca reclaman el derecho a cobrar como productoras de contenidos y propietarias de derechos. La actual Ley Federal del Derecho de Autor (artículo 144) otorga a las televisoras la facultad de permitir o prohibir la transmisión o retransmisión y de cobrar por ello.

El documento del Ifetel indica que “la totalidad de lo señalado en los presentes Lineamientos es independiente de las obligaciones y medidas que los concesionarios deban cumplir y acatar en materia… autoral…”. Es decir, que si en el paquete de reformas a “leyes secundarias”, a discutirse en el Congreso, se mantiene la facultad de las televisoras para cobrar derechos de autor en su señal, Dish tendría que pagar. ¿Cuánto? Podría llegar a acuerdos con Tv Azteca y Televisa, pero si no ocurriera, el Ifetel pondría una tarifa “conciliadora”. La radiodifusión es nuevamente, desde el año pasado, un servicio público y la autoridad posee la facultad de fijar tarifas.