Cambio de frecuencia

PVEM: trampas, espectáculo, "telebancada"

El Partido Verde Ecologista de México (PVEM) podría considerarse uno de los ganadores en la pasada elección si el criterio para designar triunfadores fuera exclusivamente el número de votos obtenido: el Verde logró 7 por ciento de la votación, un punto más de lo conseguido en 2012, y su número de diputados en el Congreso de la Unión subirá de 27 a 48. Por cierto, 25 por ciento de su votación la obtuvo en Chiapas, donde gobierna uno de sus miembros.

Precampaña

Sin embargo, por la forma de conseguirlo, el aparente avance del PVEM podría significar también un golpe a la exigua credibilidad del partido fundado en 1986 por Jorge González Torres y regenteado en el siglo XXI por su hijo, el NiñoVerde. En 2015, el PVEM utilizó, para alterar en su beneficio la equidad en la competencia electoral, todas las posibilidades del engaño y la trampa, desde las previsibles y, por lo tanto, prohibidas por la ley, hasta las insospechadas.

De septiembre de 2014 a febrero de 2015, antes del inicio de las campañas, gastó 76 millones de pesos para la difusión en tv y radio de 239 mil promocionales propagandísticos disfrazados de informe de actividades pese a que la legislación electoral prohíbe a los partidos ese tipo de contratación; también en tiempos preelectorales, el Verde difundió en las salas de Cinemex, propiedad de Germán Larrea, spots y cineminutos propagandísticos en los que gastó 320 millones de pesos con lo que, sumado a la inserción de spots en radio y tv, sobrepasó su tope de gastos de campaña.

Sobregiro  millonario

El Verde también violó la legislación electoral por la colocación de propaganda fija y anuncios espectaculares que el INE consideró ilegales, y hasta regaló calendarios y otros objetos fabricados con material no biodegradable (algo que la ley prohíbe y también va contra los principios ecologistas que, supuestamente, el PVEM defiende).

Esas y otras faltas cometidas por el Verde hicieron que el Tribunal Electoral del Poder Judicial Federal le impusiera multas que, en mayo de 2015, sumaban 519 millones 919 mil pesos, cifra superior a la autorizada a ese partido como gastos de campaña para la elección del 7 de junio y que fue de 329 millones 295 mil pesos. Es decir, se sobregiró en sus gastos de campaña por un total de 190 millones 624 mil pesos.

Post campaña

El escándalo provocado por el PVEM en la precampaña continuó en la post campaña, el periodo de tres días previo a la elección que, según la ley, es de veda propagandística.

 El día previo a los comicios y durante la jornada electoral 28 personas ligadas al espectáculo televisivo (la mayoría conductores de programas, así como actores, actrices y cantantes), además de un luchador profesional, dos jugadores de futbol y el director técnico de la selección nacional difundieron en Twitter mensajes de apoyo al Verde: Miguel Herrera, Oribe Peralta, Marco Fabián, Galilea Montijo, Raúl Araiza, Jorge Van Rankin, Andrea Legarreta, Daniel Bisogno, Rey Mysterio, Sara Maldonado, Fran Meric, Inés Sainz, Julio César Chávez, Aleks Syntek, Jan Cárdenas, Gloria Trevi, África Zavala, Ninel Conde, Sergio Sepúlveda, Shanik Aspe, Raquel Bigorra, Raúl Osorio, Alfonso De Anda, Bárbara de Regil, Danny Gamba, María José, Belinda, Maggie Hegyi, Yuri, Kalimba, Gustavo Adolfo Infante y Danna Paola.

Libre expresión

Aunque estos tuiteros afirman haber manifestado su apoyo al PVEM de manera individual y en ejercicio de su libertad de expresión, la uniformidad de sus mensajes, los días en que fueron emitidos y la aparición de varios de esos personajes durante la campaña electoral del Verde sugieren la participación de ese partido en lo que podría ser un acto concertado de propaganda fuera del tiempo previsto por la ley.

El número de votos obtenido por el PVEM en las elecciones del domingo permitirá un recambio en la telebancada: salen unos verdes ligados a Televisa y Azteca y llegan otros con idéntico vínculo. Entre los que se integran están Lorena Corona Valdés, ex directora jurídica de Televisa Radio; Paloma Canales Suárez, ex coordinadora de Logística de Televisa; Adriana Sarur Torre, ex coordinadora de Análisis Político de Tv Azteca y conductora de Proyecto 40 y Gerardo Soria, presidente del Instituto del Derecho a las Telecomunicaciones (IDET, entidad siempre coincidente con los planteamientos de las grandes televisoras).  Con ellos estará el priista Tristán Canales, alto ejecutivo de Tv Azteca.

Misión imposible

La misión de la telebancada es modificar la legislación electoral en beneficio de las grandes televisoras. Por lo pronto, el Verde, como mencionamos en este espacio hace dos semanas, presentó el 20 de mayo una iniciativa para reformar el artículo 41 de la Constitución (http://www.senado.gob.mx/index.php?ver=cp&mn=4&id=54940) con el fin de que los partidos puedan comprar tiempo en radio y tv. La misión es posible si el PRI, aliado del PVEM, la hace suya.