Cambio de frecuencia

"Ombudsman" “con dientes”

Las observaciones o recomendaciones que hagan los “defensores de audiencias” a los concesionarios de radio y tv podrían dar origen a sanciones contra éstos si violan alguno de los derechos que Ley Federal de Telecomunicaciones y Radiodifusión (LFTR) otorga a televidentes y radioescuchas; las sanciones pueden ir desde la obligación de “restituir” el derecho violado hasta la “prohibición precautoria” de transmisiones violatorias de esos derechos. Así lo marca el Proyecto de Lineamientos Generales Sobre los Derechos de las Audiencias que el Instituto Federal de Telecomunicaciones (Ifetel) puso a consulta pública este martes  (http://www.ift.org.mx/sites/default/files/industria/temasrelevantes/4746/documentos/lineamientosdchosaudiencias.pdf).

Derechos y audiencias     

El documento —a consulta del 4 al 17 de julio y del 3 al 24 de agosto— es importante porque resuelve una insuficiencia de la LFTR, en la cual no se establecieron sanciones por violar derechos de las audiencias. Habitualmente las recomendaciones de los ombudsman no son “vinculantes”, pero en el caso de las que elaboren los defensores de las audiencias podrían serlo si el Ifetel mantiene el texto del documento y no cede a las posibles presiones de quienes consideren que los lineamientos violan la libertad de expresión. Recordemos que actualmente el término “concesionario” ya no solo incluye a las emisoras comerciales, también a las de uso social y de uso público. 

Algunos de los derechos de las audiencias (artículo 256 de la LFTR) son: 1) recibir contenidos que reflejen el pluralismo ideológico, político, social, cultural y lingüístico de la nación; 2) recibir programación que responda a la expresión de la diversidad y pluralidad de ideas y opiniones...; 3) que se diferencie con claridad la información noticiosa de la opinión…; 4) que se aporten elementos para distinguir entre la publicidad y el contenido de un programa; 5) ejercer el derecho de réplica, en términos de la ley reglamentaria (ley que, por cierto, aún no existe); 7) que en la programación no haya discriminación motivada por origen étnico o nacional, género, edad, discapacidades, condición social o de salud, religión, opiniones, preferencias sexuales, estado civil.

Trato preferencial

Recordemos que según la LFTR los concesionarios que presten el servicio de radiodifusión (radio y tv abiertas) tienen obligación de emitir un código de ética y nombrar un “defensor de audiencias”. En cambio, los concesionarios del servicio de tv o audio restringidos solo tienen obligación de expedir el código de ética (el nombramiento de un defensor voluntario).

Esta es otra falla de la ley, porque se otorga a los concesionarios de tv o radio de paga una trato preferencial; además, en el caso de la tv, la audiencia en los sistemas restringidos ya es equiparable a la de la tv abierta y se deja a esos televidentes sin el derecho de contar con un defensor. Según el Informe estadístico correspondiente al cuarto trimestre de 2014, publicado por el IFT, en México 51 por ciento de los hogares cuenta con tv restringida

Suspensión precautoria

Según el artículo 35 de los lineamientos, “las audiencias podrán presentar al defensor sus observaciones, quejas, sugerencias, peticiones, señalamientos o reclamaciones sobre los contenidos y la programación que transmitan los concesionarios de radiodifusión o terceros a través de multiprogramación”.

El defensor deberá dar curso a la solicitud y si concluye que hay una violación a los derechos de las audiencias lo notificará al concesionario quien deberá hacer la corrección correspondiente “a través de la rectificación o materialización de la recomendación o propuesta de acción correctiva que corresponda…” (artículo 37 inciso i de los lineamientos).

Si el concesionario no le hace caso al defensor, éste deberá informarlo al IFT en donde funcionará un Comité, integrado por tres de sus comisionados, que podrá iniciar un “procedimiento administrativo sancionatorio” de donde podría derivar, previo “apercibimiento”, una “suspensión precautoria” del programa donde se violaron derechos de las audiencias.

Parientes y cónyuges

Veremos qué reacciones provocan los lineamientos sometidos por el Ifetel a consulta pública. Terminada la consulta y una vez que los lineamientos sean publicados en el Diario Oficial, los concesionarios de radio y tv abiertas deberán registrar a su defensor de audiencias en un plazo máximo de 30 días. Por cierto: no pueden ser defensores los parientes consanguíneos o por afinidad de los concesionarios o los socios de la empresa concesionaria. Tampoco sus cónyuges.

Faltó en los lineamientos un candado para el caso de los concesionarios de medios públicos o sociales; es decir, tampoco deberían ser defensores de audiencias los familiares o cónyuges de quienes sean directores o altos funcionarios de esos medios.