Cambio de frecuencia

Multiprogramación gratis

Hace dos décadas se comenzó a hablar en México de la televisión y la radio digitales; desde entonces apareció una palabra que hasta la fecha genera polémica: “multiprogramación”, la oportunidad que brinda la tecnología digital para que en la radio y la tv abiertas, mediante el “multiplexeo de señales”, se puedan colocar varios “canales de programación” dentro de un mismo “canal de transmisión”; es decir, que en el ancho de banda de un canal de tv (6 MHz) o en el de una radiodifusora de FM (200 KHz) se puedan colocar al menos tres programaciones distintas entre sí.  

Posturas enfrentadas

Cuando se tuvo la certeza de que el multiplexeo llegaría inevitablemente a la radio y la tv abiertas aparecieron dos posturas enfrentadas:

1) La de los empresarios, agrupados en la Cámara Nacional de la Industria de la Radio y la Televisión (CIRT), que vieron en la multiprogramación una posibilidad de extender su negocio. Los concesionarios hablaron de crear “condominios” en el ancho de banda ocupado por sus estaciones; es decir, “rentar” los canales de multiprogramación para ganar más dinero.

2) La sostenida por sectores de la academia, organizaciones sociales vinculadas con la radio comunitaria o con la producción audiovisual independiente, además de algunos partidos o políticos a título individual, que vieron en el multiplexeo la posibilidad de permitir el acceso a la radio y la tv a sectores carentes de esa oportunidad. Ello sería posible si algunos de los canales de multiprogramación fueran otorgados a entidades sin fines lucrativos.

Pagar o no pagar

Junto con este debate se generó otro: ¿los concesionarios deberían pagar al Estado una contraprestación por hacer uso de la multiprogramación? Por supuesto, los concesionarios dijeron que no, porque, en su opinión, las concesiones que ya tienen deben darles el derecho de aprovechar en su beneficio comercial todas las ventajas generadas por el desarrollo tecnológico. 

La contraparte dijo que sí, precisamente porque se trata de un nuevo negocio, no previsto en las concesiones originales.

Esta discusión ha regresado a la arena pública, luego de que el Ifetel anunció el contenido de los “Lineamientos para el acceso a la multiprogramación” (Diario Oficial 17/II/2015), en los cuales se dispone que los concesionarios no pagarán contraprestación al Estado por hacer uso de la multiprogramación y que podrán “rentar” los canales de programación. Lo que la CIRT exigió hace tres lustros pasó finalmente a formar parte de la legislación.

Renta de canales

Según esos lineamientos (artículo 5) “no procederá el pago de contraprestación con motivo de la autorización de acceso a la multiprogramación”. Los concesionarios solo “podrán” pagar contraprestación si quisieran prestar, además del de radio o tv, servicios adicionales en el mismo canal, por ejemplo, transmisión de datos, telefonía, etcétera. Esto es significativo porque uno de los objetivos de la llamada leyTelevisa en 2006 (artículo 28) era precisamente que en un canal de tv abierta se pudieran prestar, a través del espectro radioeléctrico, servicios de telecomunicaciones “adicionales al de radiodifusión”. En aquella ocasión la Suprema Corte lo prohibió. Ahora, el Ifetel lo concede.

Los concesionarios, tanto de tv como de radio, “podrán celebrar contratos libremente para el acceso a los canales de (…) multiprogramación en condiciones de mercado con terceros” (artículo 18), por ejemplo, “programadores nacionales independientes, nacionales, extranjeros o concesionarios de radiodifusión”. Es decir, podrán “rentar” esos canales. 

¿Otro "regalo"? 

Llama la atención, por supuesto, que en el anteproyecto de lineamientos puestos a “consulta pública” en diciembre de 2014, el Ifetel había incluido el pago de contraprestación por multiprogramar. Pero “se arrepintió”: bastó que en esa consulta, donde solo hubo ocho participantes, la CIRT, el Instituto de Derecho de las Telecomunicaciones y la empresa Cadena Radiodifusora Mexicana se manifestaran en contra para que cuatro consejeros del Ifetel cambiaran de opinión y por mayoría de votos (cuatro contra tres) decidieron que era mejor retirar de los lineamientos el pago de contraprestación.

Dentro de algunas semanas, el Ifetel tendrá que decidir si declara a Televisa “agente económico con poder sustancial” en el campo de la tv restringida, donde, sin duda, tiene control del mercado a través de Izzi (antes Cablevisión) y Sky. Veremos si otra vez el organismo regulador se muestra dócil a las presiones o “compensa” su reciente decisión de privar al Estado de un ingreso por contraprestación, acto considerado un regalo a las televisoras.