Cambio de frecuencia

Laura Bozzo se va. ¿Regresará?

Hace casi 15 años, en febrero de 2001, Televisa decidió sacar de su pantalla los dos talk shows que tenía al aire: Hasta en las mejores familias y Laura en América, éste importado de Perú y conducido por Laura Bozzo. Hoy ha decidido, una vez más, retirar del aire a la conductora nacida en aquel país, pero naturalizada mexicana. Tanto la empresa como Bozzo dicen que la salida es temporal, mientras se decide un nuevo formato para el programa que volvería a la pantalla en 2016.

PUNTO DE ACUERDO

En 2001 la televisora tomó la decisión de sacar del aire a Laura... y Hasta en la mejores familias tras varias semanas de críticas contra los contenidos de ambas emisiones y luego de que la Comisión de Comunicaciones y Transportes del Senado de la República aprobó, el 23 de enero de ese año, un "punto de acuerdo" en el que hizo "un enérgico llamado y una exigencia pública" a la Secretaría de Gobernación para que ordenara el traslado de todos los talk shows —tanto los de Televisa, como los de Tv Azteca— al horario nocturno, pues eran difundidos por la tarde en la franja "apta para todo público", y para que se les aplicaran "puntualmente las normas jurídicas que rigen los contenidos en radio y televisión".

La Comisión de Comunicaciones y Transportes del Senado estaba presidida por Javier Corral y contaba entre sus integrantes a Emilio Gamboa Patrón.

'33' PARA LAURA

Según esa comisión, los talk shows: 1) "usan panelistas y público de utilería para poner en escena conflictos íntimos llevados a sus extremos, hecho que constituye un fraude al auditorio y una evidente falsificación de los problemas sociales", y 2) "incitan a la violencia entre los panelistas y público presente, en asuntos delicados como la violación, infidelidad, homosexualidad, prostitución y otros, pretendiendo lograr con ello un mayor efecto de 'entretenimiento'". Televisa retiró sus talk shows.

En 2009 Bozzo se estableció en México y trabajó dos años para Tv Azteca, donde condujo Laura de todos; en 2011 fue contratada por Televisa para hacerse cargo de un programa llamado Laura, que inició transmisiones el 24 de enero de ese año. El "nuevo" talk show resultó casi idéntico a lo que Bozzo hacía tres lustros atrás, por lo que generó las mismas críticas que en 2001. La única novedad fue que Laura se naturalizó mexicana, lo cual no impidió que algunos xenófobos lanzaran una nueva exigencia: "Que se le aplique el 33 por extranjera indeseable".

'APAGÓN' DE LAURA

Ahora, sin una presión formal por parte del Congreso de la Unión, como sí ocurrió en 2001 —solamente una legisladora, la diputada del PRD, Verónica Juárez Peña, ha formulado críticas contra Laura Bozzo—, Televisa decidió retirar del aire el talk show, lo cual ocurrirá el 31 de diciembre, día del apagón analógico. Según el comunicado oficial de la empresa, la decisión se tomó a petición de la conductora, quien desea "hacer una pausa" para "abocarse al diseño y desarrollo de un nuevo concepto que reinvente el formato de su producción para adaptarlo a las nuevas expectativas e intereses de la audiencia".

Ya sea que Televisa haya decidido retirarla o que Laura haya pedido una pausa, parece claro que el programa ya no le aporta a la televisora. Su rating ha bajado —a finales de octubre registraba 8 puntos, muy abajo de los 12 que tenía, por ejemplo, en 2013— y sobre todo la emisión y su titular se han consolidado como factor de cuestionamiento permanente para Televisa. A las habituales impugnaciones por los contenidos truculentos de sus programas se han añadido críticas contra Bozzo por el rol de "luchadora social" que recientemente adoptó.

LAURA, 'REINVENTADA'

Si Laura continuara al aire en el formato de talk show y con sus contenidos habituales las críticas seguirían; por lo tanto, es mejor retirar el programa y reinventarlo. ¿En qué sentido? La propia conductora esbozó a mediados de octubre algunos cambios (El Universal, 16 de octubre de 2015): los casos que habitualmente se presentan en la emisión serían sustituidos por investigaciones sociales y se incorporarían a su equipo periodistas de investigación. El programa estaría vinculado a la Fundación Laura Ayuda, creada por Bozzo en diciembre de 2013, y los temas a tratar irían desde la solución de problemas médicos padecidos por personas que se le acerquen en busca de auxilio, hasta el traslado de la señora Laura a lugares de conflicto social o de calamidades causadas por fenómenos naturales —como ya lo hizo, vestida de rescatista, en Guerrero y Veracruz— con el fin de "ayudar a víctimas" y "presionar" a las autoridades para que resuelvan los problemas.

Si Televisa considera que eso le sirve política o económicamente veremos la reinvención de Laura, de lo contrario, con la conductora fuera del aire, podrá —respetando su contrato— decirle adiós para beneplácito de quienes no la soportan.