Cambio de frecuencia

Internet: mucha "bajada", poca "subida"

El Instituto Federal de Telecomunicaciones (Ifetel) publicó hace unos días la “Primera encuesta trimestral, usuarios de servicios de telecomunicaciones” (http://www.ift.org.mx/sites/default/files/contenidogeneral/usuarios-y-audiencias/reporteencuestasfinalcgpu280415_1.pdf) que contiene datos interesantes sobre ese tipo de consumo en México. En el caso de internet llaman la atención algunos datos que explicarían porqué algunas de las empresas que ofrecen este servicio cometen abusos como suministrar menor velocidad de bajada con relación a la ofrecida y no informar sobre la velocidad de subida.

Servicio asimétrico

A pesar del potencial que tiene internet para bajar y subir información, al consumidor promedio —que constituye el sector mayoritario— le interesa mucho más la primera operación y queda satisfecho si puede “bajar” un audio  o un video en relativamente poco tiempo; a este tipo de consumidor la velocidad de subida no le preocupa porque casi no coloca contenidos en la red o los que sube son muy ligeros: textos para Twitter, archivos de Word, algunas fotos para su face y quizá algún audio en MP3.     

Por eso queda satisfecho con el servicio que ofrece la mayor parte de las empresas del ramo, el cual se distingue, además, por ser asimétrico, es decir, con mayor velocidad de bajada que de subida.

Mínima exigencia

De los datos publicados en la encuesta puede inferirse que el consumidor promedio de internet en México es poco exigente y en general está mal informado de las posibilidades del medio y de lo que ofrecen los prestadores del servicio.

Según la encuesta, solo 29 por ciento conoce las “características del producto”, únicamente 27 por ciento comparó el servicio de la empresa contratada con la oferta de otras y 70 por ciento afirmó no conocer la velocidad del servicio que contrató.

Servicio empaquetado

La mayor parte de los consumidores de internet lo contratan dentro de  paquetes que incluyen telefonía fija y/o televisión pagada (doble o triple play) en empresas como Telmex, Izzy, Total Play o las diversas “cableras” del país.

En esos paquetes se ofrecen diversas velocidades precedidas de la palabra “hasta”. Por ejemplo, si se contrata un servicio de “hasta” 10 megas lo más probable es que esa velocidad jamás se alcance y que la suministrada realmente fluctúe entre seis y ocho, pero, además, las empresas no aclaran que la velocidad ofrecida se refiere solo a la “bajada” de información, no a la “subida”, donde suelen proporcionarse velocidades mucho menores.

Velocidady precio

Pese a que una de las principales demandas de los movimientos en favor de la neutralidad en la red es que no se “discrimine” a los usuarios por su poder adquisitivo y de que la velocidad en el servicio sea igual para todos, eso no ocurre en México. La velocidad contratada depende de la tarifa que se pague; esto quedó implícito en el artículo 145, fracción V, de la Ley Federal de Telecomunicaciones y Radiodifusión, en cuyo texto se entiende que el prestador del servicio puede ofrecer velocidades y tarifas distintas.

Según la encuesta del Ifetel, la mayor parte de los usuarios de internet opta por el servicio de menor precio. El 66 por ciento contrata paquetes de entre 401 a 600 pesos; 10 por ciento de 601 a 900 pesos; 8 por ciento de 100 a 400 y solo 3 por ciento de más de 900 pesos. Según la encuesta, los tres principales elementos que hacen a los consumidores de internet sentirse satisfechos con el servicio son el precio, que no haya interrupciones y la “calidad en la reproducción de videos”.

Minoría rebelde

La velocidad de subida no figura entre los requisitos para estar satisfecho. Este elemento parece todavía una “exquisitez” y, por lo tanto, demanda de muy pocos, por ejemplo jugadores en línea, estudiantes a distancia, personas que tienen familiares fuera del país y eventualmente desean realizar con ellas video chats simultáneos. Este tipo de usuario tiene que pagar tarifas muy altas para contar con una buena velocidad de subida. En México, por cierto, solo la firma Axtel ofrece un servicio de internet simétrico.

Seguramente, estos internautas insatisfechos forman parte del 13 por ciento de usuarios que, según la encuesta, ha pensado alguna vez cancelar su servicio y contratar otro. El restante 87 por ciento nunca ha pensado en cambiar.

El Ifetel recomienda “informar a los usuarios las velocidades de carga y descarga (que contratan), y en su caso, de la existencia de proveedores alternos en la localidad y el precio del servicio”. Buena recomendación que seguramente el Ifetel se hace a sí mismo porque el artículo 145 de la ley establece que el regulador deberá elaborar lineamientos de carácter general a los que deberán sujetarse “los concesionarios y autorizados que presten el servicio de acceso a internet”. Ya es tiempo de que los elabore y los aplique.