Cambio de frecuencia

Imagen Tv y Radio Educación: contrastes

México, ya lo sabemos, es un país de contrastes, situación de la que no escapa el ámbito de los medios de comunicación: el lunes, Grupo Imagen anunció la salida al aire, el próximo 17 de octubre, de su nuevo proyecto de televisión, que mucho tiempo fue identificado extraoficialmente como Cadenatres, pero se llamará Imagen Televisión; por su parte, Radio Educación, la histórica emisora que recientemente pasó de la Secretaría de Educación Pública a la de Cultura se apresta para “apretarse el cinturón”, cancelar o posponer proyectos y enfrentar una etapa de incertidumbre.

Canal 3

El 17 de octubre a las 20 horas darán inicio formalmente las transmisiones de Imagen Televisión con el lema “Juntos somos libres”. Como se sabe, la empresa Cadena Tres I, S.A. de C.V., propiedad de la familia Vázquez Aldir, obtuvo en marzo de 2015 la concesión para operar una cadena nacional de televisión integrada por 123 canales en la República. Pagó como “contraprestación” al Estado mil 808 millones de pesos.

La sintonía de Imagen Televisión será a través del canal 3. Originalmente, en la concesión otorgada a Cadena Tres I, no se le asignó el canal 3 en ninguna de las localidades donde operará. Por ejemplo, en la Ciudad de México tenía asignado el canal 29, en Monterrey el 46, en Guadalajara el 28 y en Puebla el 21, por mencionar a cuatro de las principales ciudades del país.

Cambio de nombre  

Sin embargo, el 2 de septiembre de este año, el Instituto Federal de Telecomunicaciones (Ifetel) dio a conocer el Listado de asignación de Canales Virtuales, cuyo objetivo es dotar a las diversas emisoras de una identificación fácil de recordar por los televidentes; debido a esto se le asignó a Cadena Tres I, precisamente el numeral 3 en las, hasta ahora, 32 ciudades donde ha indicado que iniciará transmisiones.

Es decir, la nueva cadena de televisión, que mucho tiempo se pensó iba a llamarse Cadenatres, no llevará finalmente ese nombre —sino Imagen Televisión—, pero operará en la frecuencia del canal 3. Por alguna razón corporativa —quizá fortalecer el nombre de “Imagen”— la empresa de la familia Vázquez Aldir decidió ponerle otra denominación y no la que, se suponía, iba a llevar.  

Efectos nocivos

¿En qué se gastaron los mil 808 millones de pesos que la nueva concesionaria de televisión pagó al gobierno por la cadena de tv? No se sabe, pero es mucho dinero y no hubiera estado mal que esa cifra millonaria se hubiera dedicado a fortalecer la estabilidad económica de los medios públicos, los cuales, como apunté aquí hace dos semanas, serán objeto de reducción en sus presupuestos para 2017.

Uno de esos medios, Radio Educación, ya informó a sus trabajadores que vayan preparándose para los efectos que puede tener la reducción en el presupuesto de la emisora. En un comunicado dirigido a los trabajadores, las autoridades de Radio Educación confirmaron que el presupuesto se reducirá en 4 por ciento para 2017 (de 79.6 millones de pesos pasará a 76.3 millones) si la Cámara de Diputados aprueba la propuesta de Ley de Egresos presentada por la Secretaría de Hacienda.

¿Comisión de cultura?   

Podría parecer que 4 por ciento de reducción es poco; sin embargo, es el cuarto recorte consecutivo que esa emisora sufre: en 2013 recibió un presupuesto de 97.3 millones de pesos; en 2014 bajó a 92.3 millones; en 2015 disminuyó a 85.1; en 2016 descendió a 79.6, y en 2017 a 76.3. Total: 21 millones menos en el sexenio de Peña Nieto.   

Según el comunicado dirigido a los trabajadores, la nueva merma de recursos tendría, entre otros, los siguientes efectos: a) pone en riesgo el proyecto de obtener una frecuencia de FM e ingresar a la transmisión digital (HD Radio), para lo cual Radio Educación ya realizó gestiones ante el Ifetel; b) inhibe el proyecto de instalar repetidoras en el país; c) impide superar el rezago tecnológico que padece la emisora (durante cuatro años Radio Educación ha planteado la necesidad de adquirir nuevo equipo acorde al desarrollo tecnológico actual y no se le ha autorizado); d) cancela la realización de la Bienal Internacional de Radio, un concurso de producción radiofónica con gran prestigio en los países de habla hispana.

Si la Comisión de Cultura de la Cámara de Diputados sirve para algo, tendría que hacer algo al respecto.