Cambio de frecuencia

Disputa por el apagón: ¿cederá EPN?

Digna de atención es la disputa que a base de boletines, entrevistas en los medios, conferencias de prensa y confrontación de estadísticas sostienen desde hace varios días la CIRT, Televisa, el Ifetel y la SCT, luego del apagón analógico en Monterrey, considerado un fracaso por unos y un éxito por los otros. Se trata de la crítica más fuerte realizada contra el apagón por los empresarios de la televisión, quienes nunca estuvieron de acuerdo con que el plazo para cerrar las transmisiones analógicas se redujera seis años con respecto al proyecto original (de 2021 pasó a 2015). Hoy, ante la inminencia de que se cumpla el plazo fijado para el cese de esas transmisiones (31 de diciembre de este año), Televisa sugiere al gobierno de Enrique Peña Nieto una prórroga para el apagón. Será interesante ver si EPN la concede.

FOX Y CALDERÓN

Recordemos que en julio de 2004 el gobierno de Vicente Fox publicó el acuerdo de Política de Transición a la Televisión Digital Terrestre, en el que se fijó el 31 de diciembre de 2021 como plazo para concluir el proceso de sustitución de las transmisiones analógicas por digitales. El acuerdo era muy favorable para las empresas de tv porque les otorgaba un plazo de 17 años para que, con toda calma, realizaran la transición a la tv digital y disponía, además, que la duración de sus concesiones se extendiera hasta 2021.

Por eso no les gustó que Felipe Calderón publicara en el Diario Oficial, el 4 de mayo de 2012, un acuerdo donde estableció nueva fecha para el final de las transmisiones analógicas: 31 de diciembre de 2015. Televisa se amparó contra la decisión y Tv Azteca interpuso dos juicios de nulidad contra el acuerdo de Calderón.

PRIMER APAGÓN

Para realizar el apagón, la entonces Cofetel, presidida por Mony de Swaan — funcionario designado durante el régimen calderonista—, diseñó una estrategia fundamentada en el reparto de adaptadores para recibir señales digitales. Cuando el 28 de mayo de 2013 se realizó en Tijuana el primer apagón parcial, el Canal 6, filial de Televisa, colocó en su pantalla el siguiente mensaje: "Por disposición de la Cofetel a partir de las cero horas del 28 de mayo de 2013 este canal cesará transmisiones. Para quejas o dudas comunicarse (....) al teléfono del Ayuntamiento de Tijuana".

Horas más tarde, varias decenas de personas que dijeron "no contar con adaptador" se reunieron frente a las oficinas del alcalde Carlos Bustamente (postulado por PRI-PVEM) para protestar.

PROPAGANDA GUBERNAMENTAL

El gobierno de Enrique Peña Nieto decidió cambiar de estrategia para realizar la transición: canceló el reparto de adaptadores y lo sustituyó por el suministro de pequeñas pantallas de tv digital; dispuso, además, que la distribución no la hiciera el Ifetel (organismo que sustituyó a la Cofetel) sino la SCT. La decisión fue criticada porque las pantallas se han repartido como "un obsequio del gobierno federal", en un evidente acto de propaganda.

El apagón en Monterrey, el pasado 24 de septiembre, intensificó la pugna en torno a este asunto. La CIRT citó a una conferencia de prensa a realizarse el 19 de octubre "en la que —dice el texto de la invitación— la CIRT y Nielsen-Ibope México presentarán datos relevantes sobre el impacto del apagón analógico en la ciudad de Monterrey".

CONFRONTACIÓN MEDIÁTICA

El domingo 18, para adelantarse a las probables críticas de la CIRT y Nielsen Ibope, la subsecretaria de Comunicaciones, Mónica Aspe, y el presidente del Ifetel, Gabriel Contreras, ofrecieron una conferencia de prensa conjunta en la que aseguraron que la fecha del apagón no se cambiará, porque "es un mandato de la Constitución", y que en Monterrey "solamente" 472 mil 635 personas se quedaron sin acceso a la tv. Al día siguiente, la CIRT y Nielsen-Ibope presentaron su versión: 645 mil 441 personas ya no pueden ver tele en Monterrey.

En respuesta, el Ifetel distribuyó el martes un boletín de prensa donde afirma que "el apagón analógico en la ciudad de Monterrey y su zona metropolitana se realizó con éxito". En entrevistas radiofónicas el director del instituto reiteró que "no habrá prórroga" para el apagón.

ASUNTO DE PODER

Pero quién sabe si lo que dice Contreras vaya a ocurrir. Ayer, Emilio Azcárraga Jean, presidente de Televisa, fijó, entrevistado por Ciro Gómez Leyva en Radio Fórmula, la postura de la poderosa empresa: "Creo que podemos hablar de dejar (que siga) la transmisión analógica por un tiempo, en lo cual, en el caso de Televisa —no sé en el caso de los otros medios— estaríamos de acuerdo". La directriz está dada: una amable invitación al gobierno de Peña Nieto para que haya prórroga. A ella se han adherido algunos senadores y otros actores políticos. ¿Cederá Peña Nieto?

El asunto, más que de preocupación por el pueblo pobre que se quedaría sin ver tele, parece un asunto de poder, de medición de fuerzas. Veremos cómo se resuelve.