Cambio de frecuencia

Canales públicos: obligación de cable y DTH

Una de las mejores disposiciones contenidas en los lineamientos para must offer y must carry publicados por el Ifetel hace una semana (DOF, 27/II/2014) es la obligación establecida en el artículo 12 de que los concesionarios de sistemas de televisión de paga transmitan las señales de aquellas televisoras abiertas operadas por “instituciones públicas federales”. La disposición es benéfica porque no hay duda de que los contenidos transmitidos por las televisoras públicas constituyen una buena opción frente a los anquilosados formatos de la tv comercial.

Instituciones públicas

Los canales públicos que obligatoriamente deberán ser transmitidas por los sistemas de paga son los operados por la UNAM, el IPN, el Organismo Promotor de Medios Audiovisuales (OPMA) y Televisión Metropolitana S.A. de C.V. La UNAM opera el Canal 20 en el DF, el Politécnico es titular del 11 en la capital del país y una decena de repetidoras en la república, el OPMA maneja el Canal 30 del DF y 15 más en el país, y Televisión Metropolitana el Canal 22 del Valle de México.

Varios de esos canales se transmiten ya en sistemas de paga gracias a convenios entre los concesionarios y las televisoras públicas, pero la disposición emitida por el Ifetel es que todos los sistemas de paga en el país transmitan, no por acuerdo sino por obligación, las señales difundidas por esos canales.

Conducción obligatoria

El próximo 14 de marzo, cuando se cumpla el plazo para que los lineamientos entren en vigor, deberá comenzar el procedimiento para que los canales públicos sean “subidos” a todos los sistemas de paga en la República.

“Las instituciones públicas federales que deseen que sus Señales Radiodifundidas sean retransmitidas —dicen los lineamientos— deberán realizar las acciones necesarias para hacer disponibles sus señales a través de satélite, microondas, fibra óptica o cualquier otro medio idóneo (…) El instituto, en un plazo no mayor a 30 días naturales contados a partir del día siguiente en que la institución pública federal proporcione la información correspondiente, determinará si, efectivamente, desde el punto de vista técnico, las Señales Radiodifundidas de dichas instituciones se encuentran disponibles para su retransmisión (…) De considerarse que tales Señales Radiodifundidas efectivamente se encuentran disponibles, el instituto publicará en el Diario Oficial de la Federación un listado de éstas, con lo cual se hará exigible la obligación de los Concesionarios de Televisión Restringida correspondientes para retransmitirlas”.

Costos asociados

Será quizá en mes y medio o dos meses cuando esta disposición se cumpla plenamente. Veremos si los concesionarios de sistemas de paga la acatan sin protestar o se amparan contra ella, porque los lineamientos emitidos por el Ifetel indican que serán ellos quienes asuman los gastos que origine la retransmisión de los canales públicos: “Los costos asociados a la obtención de dichas Señales Radiodifundidas del medio de que se trate y su retransmisión correrán a cargo del Concesionario de Televisión Restringida”.

Con su inclusión en la oferta de los sistemas de paga, los canales abiertos públicos ganarán cobertura. Según datos del Ifetel los sistemas de televisión de paga llegan a 14.7 millones de suscriptores divididos de la siguiente forma: 7.7 a televisión directa al hogar vía satélite (Dish y Sky), 6.8 millones a cable y el resto a microondas (MMDS).

Aclaración

Agradezco al doctor Raúl Trejo Delarbre su precisión con respecto a mi afirmación de la semana pasada acerca del bloqueo de señales estipulada en el artículo 8 de los lineamientos para el must carry y must offer.  Escribí que “si, por ejemplo, los canales 2, 5, 7 o 13 transmiten un partido de futbol que se realice en el DF, Dish solo podrá retransmitirlo en esa localidad y deberá bloquearlo en todas las otras donde (…) tenga cobertura”. En realidad sería al revés: el bloqueo solo ocurriría en el lugar donde se realizara el partido de fut o algún otro evento en vivo.

Dice Raúl Trejo: “El Artículo 8 obliga a las empresas de tv restringida a bloquear contenidos en vivo ‘que no sean transmitidos por el concesionario de televisión radiodifundida en dicha zona’. Es decir, se trata de bloqueo únicamente en la zona en donde la televisora haya decidido no transmitir ese evento… eso ocurre con frecuencia con el futbol. Si Televisa transmite un partido de las Chivas quizá bloquee la transmisión en Guadalajara para propiciar la asistencia a ese evento (…) En ese caso Televisa indicaría a las empresas de tv restringida que ese partido, que sí se transmitiría en televisión nacional, no podría ser difundido en Guadalajara”.

La disposición está dirigida a proteger derechos de autor, un tema que aún no está cerrado y que dará más de qué comentar cuando empiece a discutirse la legislación secundaria derivada de la reforma en telecomunicaciones.