Cambio de frecuencia

Cadenas de tv: ¿quién va por ellas?

La licitación para concesionar nuevas cadenas de televisión abierta llega con varios años de retraso, en un momento en que la televisión abierta, aunque todavía es la mayoritaria en términos de audiencia, comienza a dar muestras de que va en descenso como negocio y como el medio de mayor influencia; lo sigue siendo, pero ya no es “el medio de medios” ni el negocio envidiable que era todavía hace una década.

Sin embargo, aún es atractivo, quizá no como el principal negocio para quien se interese en participar en la licitación, pero sí como un elemento más dentro de una “sinergia plurimediática”. Por eso es previsible que quienes tomen parte en la licitación sean consorcios con presencia en otros rubros de la radiodifusión y las telecomunicaciones. 

Fuerte competencia

Hoy la televisión abierta enfrenta la competencia no solo de la tv de paga o restringida, también la representada por las nuevas formas de exponerse a la pantalla y que involucran a las redes sociales y a la televisión over the top, o sea la posibilidad de bajar en la computadora o en un “televisor inteligente”, vía streaming, archivos de películas o series de tv (Netflix, Claro Video, Total Movie, Veo).

En el caso de Televisa, los reportes financieros de la empresa indican que la televisión abierta ya no es su principal fuente de ingresos; ha sido desplazada por la tv de paga. Al concluir 2013 —según el reporte anual de la empresa—, los ingresos por publicidad para Televisa —la publicidad es la fuente de ingresos en la televisión abierta— representaron 33 por ciento del total, mientras que la tv de paga —Cable y Sky sumados—, aportó 44 por ciento. 

Posible atractivo

Al finalizar 2013, la televisión de paga, según datos del Ifetel, llegaba a 14.7 millones de telehogares mexicanos, es decir, prácticamente a la mitad si se considera que, en cifras del Inegi, el total de éstos es de 30.9 millones. Según la firma Dataxis, el número de hogares con televisión de paga en México será de 23.6 millones en 2017. La televisión abierta, por lo tanto, apunta para convertirse en una más de las plataformas de información y entretenimiento, pero ya no la que represente más ingresos ni la más influyente.

¿Cuál sería entonces el atractivo para participar en las licitaciones? Hay varios derivados de la reforma constitucional en telecomunicaciones: 1) los canales de las nuevas cadenas deberán ser distribuidos gratuitamente por los sistemas de tv de paga (must carry); 2) al tratarse de canales digitales podrán difundir, en el ancho de banda de 6 Mhz autorizado para un canal de tv, varios subcanales en multiprogramación; esto permitiría a los nuevos concesionarios diseñar y transmitir canales “de nicho” o especializados (financieros, de noticias, para jóvenes, etc.); 3) la televisión abierta digital puede crear un nuevo mercado en el marco de la convergencia digital: hoy existen jóvenes, que viven solos o en pareja, para los cuales gastar en internet y sus derivados es vital, no así pagar por tener televisión restringida; pagan por diversos servicios de telecomunicaciones, pero no por televisión y seguramente estarían satisfechos con una tv abierta con multiprogramación.  

Con dedicatoria

Todo indica que al gobierno y al Ifetel les interesa que los candidatos a ser concesionarios de la nueva tv digital abierta sean empresas o alianzas empresariales fuertes, con capacidad para competir con Televisa y Azteca; empresas que pueda apalancar o sostener en sus primeros años de operación a las nuevas cadenas.

Las bases para la licitación de nuevas cadenas de televisión digital terrestre publicadas por el Ifetel parecerían estar dirigidas a “grandes jugadores” de la radiodifusión y las telecomunicaciones: 1) un mismo aspirante puede optar por adquirir las dos nuevas cadenas; 2) quedan fuera solo aquellos aspirantes que acumulen 12 Mhz, lo cual inhabilita a Televisa y a Tv Azteca, pero no a la mayoría de los grupos radiofónicos con emisoras en la banda de FM, pues el ancho de banda que ocupa ese tipo de radiodifusoras es de solo 0.2 Mhz; 3) un calendario muy amplio para desarrollar el proceso de licitación que permitirá no dejar fuera a Carlos Slim (todo indica que, en mayo, el candado que impide a Telmex participar en televisión será retirado). 

¿Caballo negro?

Grupo radiofónicos, televisoras que no acumulen 12 Mhz y Carlos Slim podrán participar. También otro tipo de empresarios, como Manuel Arroyo, quien hizo fortuna en el negocio de las “soluciones técnicas” en telecomunicaciones, es dueño del periódico El Financiero, acaba de lanzar un canal en tv de paga y en enero y febrero de este año se “candidateó” abiertamente para adquirir  las nuevas cadenas a través de sendos “reportajes-entrevistas” en Forbes México, Poder y Negocios, y en un video distribuido en redes sociales (http://www.youtube.com/watch?v=OG4ZvoJGWHY).Hay quien lo ve como el caballo negro.