Cambio de frecuencia

Cadenas televisivas: licitación fracasada

Anticlimático y teñido por el sospechosismo será el final de la licitación para asignar dos nuevas cadenas de televisión digital abierta. La salida de la competencia por parte de Mario Vázquez Raña, anunciada el martes por el Ifetel, le quita al proceso la poca “emoción” que le quedaba: cuando el 19 de marzo se anuncie a quién o a quiénes se otorgan las cadenas y con solamente dos participantes en disputa, lo único que causará expectativa será saber si ambas se concesionan a una de las dos empresas sobrevivientes —Radio Centro y Grupo Imagen—, o bien el Ifetel, “salomónicamente”, entrega una a cada quien. 

Dos cadenas, dos candidatos

Pero además de perder “emoción”, el proceso generará inevitablemente dudas y hasta sospechas: ¿cuáles fueron las razones por las que el número de participantes empezó con ocho en septiembre, bajó a tres en noviembre y se redujo a solamente dos unos días antes de que la licitación concluya? ¿Quienes se salieron del concurso percibieron o recibieron “señales” de que no ganarían y prefirieron defeccionar? O sencillamente el asunto ya no les interesó por razones políticas o económico-tecnológicas (miedo a invertir en una tecnología que ya no será la principal en televisión). Si la salida de la mayor parte de los candidatos fue porque perdieron interés, la licitación tendría que ser considerada un fracaso. Y habrá que ver el monto de las ofertas económicas hechas por el par de sobrevivientes: si apenas rebasa el mínimo exigido por cada una de las cadenas —830 millones de pesos—, también tendría que considerarse un fracaso.

El único beneficio para el Ifetel es que ya no tendrá el trabajo de elegir al “mejor” entre muchos participantes; solo tendrá que administrar el proceso hasta su finalización y entregar las cadenas a los dos candidatos que completaron la ruta.

Curiosa “depuración”

Según versiones periodísticas, Cadena Tres (filial del Grupo Imagen) solo presentó oferta por una de las cadenas, mientras que Radio Centro habría hecho dos propuestas: “Una para competir por una sola cadena, y una complementaria para quedarse con las dos” (http://www.prensario.net/11358-Mexico-Radio-Centro-oferto-por-las-dos-cadenas-de-TV-Abierta.note.aspx.). Si así fuera, el Ifetel podría dejar satisfechos a los dos aspirantes y entregar una a cada quien. Al no tener que elegir entre más participantes se ahorraría la obligación de explicar por qué se dejó fuera a algunos. La “depuración” o eliminación de candidaturas no las habría hecho la autoridad, sino los propios aspirantes “por así convenir a sus intereses”, frase que se utiliza recurrentemente para no explicar las verdaderas causas de una decisión.

¿Mario Vázquez Raña, Manuel Arroyo, Germán Larrea, Luis Maccise y Ariel Picker dirán alguna vez por qué se retiraron de la licitación? Quizá lo hagan, pero seguramente no en este sexenio, a menos que quieran confrontar, por alguna razón, el gobierno de Peña Nieto.

“Pregúntenle a ellos…”

Tal vez en el próximo sexenio alguno siga el ejemplo del fallecido Joaquín Vargas Gómez, fundador de MVS, quien en julio de 1996, tres años después de la licitación por Tv Azteca, autorizó a Pedro Ferriz de Con, entonces conductor del noticiario matutino de MVS Radio, para revelar por qué se retiró de la subasta unos días antes de que se designara ganador y le dejó el camino libre a Ricardo Salinas Pliego: “Don Joaquín Vargas —dijo Ferriz al aire— había recibido ‘propuestas’ para que su grupo fuera el ganador, pero con la condición de tener como socio a Raúl Salinas de Gortari. Y se salió de la subasta” (Proceso, 14 de julio de 1996).  

Difícilmente el Ifetel dirá por qué “se bajaron” seis de los ocho contendientes: “Habría que preguntarles a ellos”, dirá su presidente, Gabriel Contreras, como lo hizo en noviembre del año pasado cuando se le preguntó por el retiro de cinco postulantes.   

Mercado televisivo

Si resultan “ganadores” en la licitación, Olegario Vázquez Aldir y Francisco Aguirre Gómez encontrarán un mercado de televisión abierta con las siguientes características (datos del portal prensario.net):

1) Audiencia por grupo televisivo: Televisa, 65 por ciento; Azteca, 25; Cadena Tres, 5; canales públicos en conjunto, 5 por ciento.

2) Captación publicitaria: Televisa, 58 por ciento; Azteca, 40; otros, 2 por ciento.

Recordemos que cada una de las cadenas constará de 123 canales distribuidos en la República; en el DF, una de las cadenas tendrá como canal “ancla” el 29 y la otra el 38 (esto tiene relevancia porque hablamos de grupos asentados en la capital del país).

Pero todavía hay que esperar a que el proceso termine y a que no haya una defección más, porque entonces quedaría un solo postulante y el escándalo político se desataría: parecería una licitación “a modo” o bien podría anularse por falta de participantes.