Cambio de frecuencia

"Apagón": ¿a quién benefician las prórrogas?

El Instituto Federal de Telecomunicaciones anunció el martes una nueva modificación al calendario establecido para el apagón analógico: las ciudades de Monterrey, Nuevo Laredo, Reynosa, Matamoros y Ciudad Juárez no realizarán el apagón el 29 de mayo de 2014, como estaba programado, sino seis meses después, el 26 de noviembre de este año.

Prórroga sobre prórroga

Se trata de una prórroga a otra prórroga: en mayo de 2012, cuando se estableció el calendario para el apagón analógico en la República, esas cinco ciudades estaban programadas para el 26 de noviembre de 2013; luego se les “reprogramó” para el 29 de mayo de 2014 y ahora para noviembre de este año.

Es inevitable preguntarse a quién beneficia la nueva prórroga del apagón. La respuesta parece clara: a los dos consorcios declarados “preponderantes” en telecomunicaciones y radiodifusión —América Móvil y Televisa—, y a Tv Azteca.

El retraso del apagón analógico afecta directamente la apertura de la competencia en televisión abierta porque las dos nuevas cadenas que deberán licitarse son digitales y la tardanza en el proceso de transición a la televisión digital terrestre (TDT) podría desanimar a los posibles participantes. Esto beneficia a las dos empresas que controlan más de 90 por ciento de la oferta,  la audiencia y la publicidad en tv abierta.

700 MHZ

Pero también afecta la “liberación” de la banda 700 MHz. (que va de los 698 a los 806 MHz. e incluye los canales televisivos que van del 52 al 69, banda de UHF) señalada por la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT) como óptima para prestar servicios de banda ancha, entre ellos la telefonía 4G, y que actualmente está ocupada por una decena de canales, varios de ellos ubicados en las ciudades cuyo apagón fue prorrogado.

Destinar el segmento de 700 MHz. a servicios de banda ancha es un compromiso que la reforma en telecomunicaciones asignó al Estado mexicano. En el artículo decimosexto transitorio de la reforma constitucional, publicado el 12 de junio de 2103, se indica que el Estado “garantizará la instalación de una red pública compartida de telecomunicaciones que impulse el acceso efectivo de la población a la comunicación en banda ancha y a los servicios de telecomunicaciones (para el efecto) contemplará el aprovechamiento de al menos 90 MHz. del espectro liberado por la transición a la televisión digital terrestre (banda 700 MHz.)…”.

10 canales

Durante el segundo semestre del año pasado diversas empresas de telefonía y telecomunicaciones expresaron su interés por participar en las licitaciones para ocupar segmentos de la banda 700 MHz. algo que generaría competencia en esos servicios, uno de los cuales, la telefonía, domina Telmex.

En esa banda operaban 13 canales, todos en el norte del país. Con el apagón en Tijuana el año pasado fueron liberados los canales 57 de esa ciudad, y 57 de Ensenada (ambos estuvieron concesionados a Televimex, filial de Televisa). Antes, en marzo de 2013, el canal 66 de Mexicali (que estuvo concesionado a la empresa Intermedia y Asociados) entregó esa frecuencia al Estado y le fue otorgada la autorización para transmitir señales digitales en el Canal 46.

Quedan, por lo tanto, 10 canales que deberán ser “liberados” para que la banda de 700 MHz. se destine a servicios de banda ancha. Cinco de ellos corresponden a las ciudades donde se determinó prorrogar el apagón: 56 de Ciudad Juárez (Televisa), 53 de Monterrey (Universidad Autónoma de Nuevo León), 54 de Matamoros (Grupo Multimedios), 57 de Nuevo Laredo (Televisa), y 55 de Anáhuac, N.L; municipio contiguo a Nuevo Laredo (gobierno de Nuevo León).

¿Mano negra o pobreza?

Los cinco restantes son 58 de Ciudad Acuña, Coahuila (Hilda Graciela Rivera Flores), 64 de la misma ciudad (Televisa), 52 de Piedras Negras (Televisa), 63 de Caborca (Televisa) y 56 en Cananea (Televisa). Todos ellos están ubicados en ciudades programadas para realizar el apagón en noviembre de 2015. Claro, si no se producen otras prórrogas.

¿Eso significa que dos manos negras —la de Azcárraga y la Slim— intervinieron para obstaculizar el apagón? O que otra mano, la del gobierno, hizo lo mismo para “ajustarlo” a los tiempos electorales (recuérdese que la estrategia de Peña Nieto es regalar televisores inteligentes en los hogares que solo tienen aparatos analógicos, a diferencia de la de Calderón, que repartió adaptadores en Tijuana). Desde una perspectiva “sospechosista” podríamos verlo así.

Pero podría deberse, simplemente, a que la pobreza del país dificulta la transición a la tv digital. Las cifras que presentó el Ifetel son para considerarse: en Monterrey 56% de los hogares solo recibe tv abierta analógica; en Ciudad Juárez, 77%; Nuevo Laredo, 67%; Reynosa 54%; y Matamoros, 59%. Si eso ocurre en el norte de México, ¿qué ocurrirá en el sudeste, donde el nivel de ingresos de las familias suele ser menor?