Fronteras de la ciencia

Una tragedia en medio de la crisis

Sin duda entre los acontecimientos que hermanan a los mexicanos y a cualquier sociedad figuran los accidentes como el ocurrido en el Hospital Infantil de Cuajimalpa, con la explosión de una pipa de gas que la abastecía. Casos similares los hayamos en la tragedia de San Juanico, la ocurrida en el mercado de Guadalajara, en tantas tragedias que además de lastimar y generar dolor entre los mexicanos, también los llamó a la solidaridad y a presionar a las autoridades para mejorar las condiciones de prevención y evitar razonablemente situaciones similares.

Todos estos acontecimientos, y en especial el recientemente sucedido, son lamentables y con justa razón se elevan voces que demandan castigo a los responsables, así como exigencias a las autoridades para evitar que se repitan. Pero lamentablemente esos acontecimientos son eso: accidentes.

No decimos que no sea importante. Es muy importante. El dolor de los afectados y de sus familias no se quita con nada. Yo me uno a su pesar y a su dolor. Lo que creo que debe entenderse es que un suceso así se registra aunque las leyes se hayan endurecido, la tecnología haya avanzado y se hayan elevado los niveles de profesionalismo y capacitación del personal involucrado. Allí está el ejemplo de la planta nuclear en Japón.

Por ello no entiendo la ola de declaraciones, notas y comentarios cuando se sabe que fue un accidente, repito, lamentable y muy doloroso, pero un accidente, en medio de problemas mucho más graves y urgentes, qué sí dañan a toda la sociedad en su conjunto.

Allí está la eminente devaluación del peso frente al dólar, la baja de producción y precio del petróleo mexicano, ha obligado al recorte del gasto gubernamental para este año anunciado estos días por Luis Videgaray, Secretario de Hacienda y Crédito Público, por lo que afectará el crecimiento económico del país para este año estimado entre el 2.5 y el 3.5 por ciento, si acaso, por lo que nuevamente no se espera un crecimiento real, pues muy seguramente estos ajustes no son suficientes, ya veremos pronto un nuevo ajuste al presupuesto, asuntos que van a impactar en la vida de todos los mexicanos. Aunado a esto están otros asuntos internos que tienen que ver con la violencia e inseguridad provocada por la falta de empleos y por si fuera poca la delincuencia organizada que penetra como humedad a todos los rincones del país, sin que se resuelvan, como el caso de los 43 estudiantes normalistas desaparecidos de Ayotzinapa, Iguala. Aunada a una clase política que cada vez pierde más la confianza de su pueblo y por si fuera poco el escenario internacional no favorece a nuestros tiempos.

Por lo qué la explosión sucedida la mañana del jueves en el hospital de Cuajimalpa, no cubrió la situación real del país, que agobia a la sociedad mexicana.

ferfuentesmty@hotmail.com