Fronteras de la ciencia

Un país más sólido

A veinte meses de tomar protesta como presidente de México, Enrique Peña Nieto, está por rendir su Segundo Informe de Gobierno, por un momento cierra sus ojos y recuerda aquel momento cuando daba su primer mensaje, como gobernador del estado de México, decía: “toda acción pública, para hacer eficaz y eficiente, debe entregarle resultados a la gente, ahí en su comunidad, en su municipio en su región, por esa razón cuando pedí a los mexiquenses su voto de confianza, lo hice asumiendo compromisos concretos en los 125 municipios, de frente a la ciudadanía, suscribí 608 compromisos, ante la fe de un Notario Público”.

Dichos compromisos 608, fueron su meta de gobierno entonces en el Estado de México, cada año daba cuenta de sus compromisos cumplidos, sabía que a sus escasos 38 años de edad, hacia un papel decoroso como gobernador, de compromiso con los mexiquenses, de unidad con los empresarios de su estado, con la iglesia, y sobre todo con su partido político y gobernadores de origen priista, podría ir construyendo la posibilidad de llegar a ser candidato a la presidencia de la república, por su partido al cual siempre ha militado el Partido Revolucionario Institucional (PRI).

Después nuevamente, abrirá y cerrara los ojos para recordar su sexto informe y último como gobernador del estado de México: “El 15 de septiembre de 2005 rendí Protesta como gobernador del Estado de México. Servir a mi Estado y a su gente ha sido el más alto honor de mi vida. Los mexiquenses me brindaron la oportunidad excepcional de gobernar esta gran Entidad…. Con la participación de todos, con un gran esfuerzo colectivo, hemos alcanzado la meta de cumplir nuestros compromisos. Hoy el sello distintivo del Gobierno del Estado de México es justamente el de asumir y cumplir compromisos”

Así pues, ahora llega al segundo informe de Peña, y se ha notado la forma de gobierno, sobre todo la manera de hacer política, le da espacio a todos los sectores, no polariza, ha escuchado a todas las fuerzas.

Sin duda esta administración que encabeza Peña, serán las reformas que México necesitaba, como la laboral, de competencia económica, de telecomunicaciones, financiera, hacendaria, energética, la política-electoral, de transparencia, de seguridad social, de procedimientos penales y la educativa. Ya se hablaba de hacer cambio y reformas, pero nadie lo había logrado. De acuerdo, ahora hace falta ponerlas a la práctica, esperemos y estemos atentos.

Es cierto, falta por hacer, como fortalecer el estado de derecho, y a mi parecer quedan dos pendientes combatir la desigualdad y la corrupción…